Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Philips Lighting muestra cómo la iluminación conectada cambiará el futuro de las ciudades inteligentes

Barcelona acoge del 15 al 17 de noviembre la edición 2016 de Smart City Expo World Congress (SCEWC), la feria donde Philips Lighting muestra cómo la tecnología de iluminación conectada desempañará un papel clave en el desarrollo de las futuras ciudades inteligentes en poco más de una década.
La compañía estima que el 60 por ciento de la población mundial vivirá en las ciudades en 2030. Con ello, Philips pretende allanar el camino del crecimiento urbano desarrollando un plan centrado en las personas, a través de servicios basados en el Internet de las Cosas (IoT). "Se abre un nuevo paradigma donde las personas se convierten en lo más importante", explicó en la conferencia el director de Philips Lighting en España y Portugal, Josep Martínez.
Con el objetivo de hacer una experiencia más inmersiva, la compañía se ha valido de la realidad virtual para ofrecer una simulación de lo que supondría la vida urbana en el 2030. Bajo el título '2030: vida urbana inteligente', la compañía muestra cómo la iluminación LED conectada tiene un gran potencial para mejorar la calidad de vida de las personas, transformar las experiencias y servicios cotidianos, además de garantizar la sostenibilidad de las ciudades.
"Actualmente la penetración de la iluminación conectada es de sólo un 2 por ciento. Se estima que para el 2025 sea del 35 por ciento. Lo que supondrá más de 37.000 puntos de luz conectada en las diferentes ciudades", explicó Josep durante la mesa redonda con representantes de diferentes ayuntamientos.
LA CIUDAD DEL FUTURO
La iluminación pública está presente en todas las partes. Su principal función es proporcionar luz de calidad para mejorar la seguridad pública o iluminar el paisaje urbano, todo ello, sin renunciar a la eficiencia energética. No obstante, esta transformación supondrá un potencial para formar parte de una red urbana capaz de proporcionar información y servicio a millones de dispositivos, desde contenedores de basura a vehículos autónomos.
"La tecnología tiene un papel importante que desempeñar para hacer las ciudades más habitables y ofrecer nuevos servicios a sus ciudadanos. A través de nuestros sistemas y servicios de iluminación conectados, Philips Lighting ya está poniendo en marcha muchos de los cimientos que permiten construir las ciudades inteligentes de mañana. Paralelamente, vemos que los ciudadanos no quieren que se les imponga una tecnología, quieren tener voz y participar en la definición de las aplicaciones que necesitan", explica el vicepresidente de Philips Lighting, Kees van de Klauw.
En 2030 las luces de una calle conectada podrían transmitir datos entre millones de dispositivos. La infraestructura de iluminación conectada recopila y distribuye datos y mejora los servicios de la ciudad, como la luz o el tráfico, aprovechando tecnologías de comunicación de vanguardia.
Los vehículos autónomos navegan por las carreteras con seguridad, utilizando y comunicándose con sensores en las luces de las calles que exploran la carretera y los pavimentos y proporcionan un marco de referencia mediante la transmisión de información de situación con los sensores a bordo de los vehículos. Un ejemplo de ello, es la ciudad indonesia de Yakarta, donde el sistema Philips 'CityTouch' controlo casi 90.000 farolas en las calles de la ciudad
ESPACIOS PÚBLICOS INTERACTIVOS
La falta de espacio provocará la creación de espacios públicos subterráneos, pero gracias a los sistemas de iluminación digital el usuario se sentirá cómodo. Además, estos sistemas digitales podrán enviar datos de posición para ayudar a los drones a navegar y entregar los pedidos. Asimismo, en las superficies luminosas podrá exhibirse arte y fomentar la interacción entre los ciudadanos.
En este entorno, Philips Light ha presentado su sistema de iluminación conectado, llamado Philips Power over Ethernet (Poe) que es el encargado de transformar el rascacielos de Torre España, ubicado en Madrid, convirtiéndolo así en una oficina inteligente.
Debajo de la ciudad y en los espacios no utilizados, granjas urbanas pueden cultivar plantas y verduras de forma sostenible, reduciendo la distancia entre el campo y la mesa, aumentando la seguridad alimentaria, asegurando la procedencia y protegiendo los recursos naturales.
Desde 2013, Philips Lighting colabora con 'GrowUp Urban Farms', una granja urbana vertical establecida en un almacén no utilizado en el área industrial de East London. Esta es la primera granja urbana 'acuaponic' comercial en el Reino Unido y produce 20.000 kilogramos de ensaladas frescas por año con la ayuda de la iluminación de Philips GreenPower LED.
ESTILOS DE VIDA PERSONALIZADOS
En las casas de 2030, la iluminación podrá sincronizarse según las preferencias individuales. En noviembre, Philips Lighting y Xiaomi unieron sus fuerzas para diseñar y desarrollar productos de iluminación LED conectados para el ecosistema doméstico inteligente de Xiaomi en China.
"El futuro de las ciudades inteligentes es la suma de muchas partes y el éxito requerirá la colaboración entre empresas grandes y pequeñas, gobiernos, universidades y, sobre todo, los ciudadanos. Por eso hoy estamos llamando a los ciudadanos y gestores de ciudades de todo el mundo a unirse a nuestra conversación y explorar el futuro juntos. El futuro comienza ahora", concluyó el ejecutivo de Philips Lighting, Jeff Cassis