Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA confirma el riesgo de impacto de un cometa con Marte

Marte (ESA)cuatro.com

La NASA ha confirmado que el cometa 2013 A1 --también conocido como Siding Spring-- hará una aproximación muy cercana a Marte en octubre de 2014. La probabilidad de impacto es actualmente menos de uno de cada 600, observaciones futuras permitirán descartar por completo un impacto con Marte.

La última trayectoria del cometa generada por la Oficina de Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, indica que el cometa pasará dentro de un margen de 300.000 kilómetros de Marte, y hay una fuerte posibilidad de que podría pasar mucho más cerca.
Así, la estimación actual de este organismo, basada en observaciones a 1 de marzo, indica que puiede pasar a solo 50.000 kilómetros de la superficie del planeta rojo.
Los científicos generaron la trayectoria del cometa Siding Spring en base a los datos obtenidos por observaciones realizadas desde octubre de 2012.
A la espera de resultados más refinados, en la actualidad, Marte se encuentra dentro de la gama de posibles caminos para el cometa y la posibilidad de un impacto no puede excluirse.
Sin embargo, ya que la probabilidad de impacto es actualmente menos de uno de cada 600, observaciones futuras permitirán descartar por completo un impacto con Marte.
Desde la Tierra, no se espera que el cometa alcance el brillo a simple vista, pero puede llegar a ser lo suficientemente brillante (magnitud sobre 8) para que pueda ser visto desde el hemisferio sur, a mediados de septiembre de 2014, con binoculares o telescopios pequeños.
Los científicos estiman que este cometa lleva moviéndose por el espacio más de un millón de años, y que llegó a nuestro sistema procedente de la distante nube de Oort. Rob McNaught descubrió el cometa el pasado 3 de enero, en el Observatorio Siding Spring en Australia.