Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA planea guiar pequeñas naves hacia la Tierra con paracaídas

La NASA ultima una nueva tecnología de paracaídas que permitirá el envío de cargas útiles científicas a la Tierra desde la Estación Espacial en pequeñas naves espaciales, sin usar combustible.
El 'Exo-Brake'(exofreno), que será probado a principios de 2017, es un dispositivo de frenado flexible basado en la tensión parecido a un paracaídas, que se despliega desde la parte trasera de un satélite para aumentar el arrastre. Se trata de un dispositivo de salida de órbita que reemplaza sistemas más complejos basados en cohetes, que normalmente se emplean durante la salida de una órbita de reingreso.
"El diseño actual de Exo-Brake utiliza un sistema híbrido de puntales mecánicos y cable flexible con un sistema de control que lo deforma, muy similar a cómo los hermanos Wright utilizaron la deformidad para controlar el comportamiento de vuelo de su primer diseño del ala", dijo en un comunicado Marcus Murbach, investigador principal e inventor del dispositivo Exobrake.
Esta deformación, combinada con simulaciones en tiempo real de la trayectoria orbital, permite a los ingenieros guiar la nave a un punto de entrada deseado sin el uso de combustible, permitiendo aterrizajes seguros de carga útil para futuras misiones de retorno.
Los ingenieros del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley de California, han sido probado la tecnología de exofreno como un diseño sencillo para ayudar a enviar pequeñas cargas útiles de vuelta a través de la atmósfera de la Tierra. La demostración de esta tecnológica se encuentra en el nanosat TechEdSat5 que llegó a la Estación Espacial el 13 de diciembre a bordo del carguero japonés Kounotori 6. Este exofreno será probado a principios de 2017.
Además del objetivo de traer muestras desde la estación espacial, el proyecto busca el desarrollo de "bloques de construcción" para sistemas de mayor escala que podrían permitir que futuras misiones de nanosatélites lleguen con el mismo sistema a la superficie de Marte yotros cuerpos planetarios en el sistema solar.