Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cuerpo humano, utilizado para transmitir datos a un dispositivo electrónico

pago digital, cuerpo transmisor datoscuatro.com

La última solicitud de patente registrada por Microsoft contempla el uso del cuerpo humano para la transmisión de datos. Los de Redmond barajan la posibilidad de transmitir información de un dispositivo electrónico a otro con un simple toque.

El registro de patentes por parte de los gigantes de la tecnología es cada día más habitual. En los últimos años, las patentes relacionadas con tecnologías para dispositivos móviles o nuevos conceptos para sus actuales dispositivos del mercado han sido las más solicitadas.
Sin embargo, en esta ocasión, la compañía Microsoft quiere combinar el cuerpo humano con la tecnología.
Según una solicitud de patente enviada a la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO, sus siglas en inglés), denominada Canal de Comunicación de Identidad Biológica, el gigante de Redmond quiere utilizar el cuerpo humano para transmitir datos.
Se trata de un aparato que incluye un conductor de señal que tiene un lado configurado para ser dispuesto próximo a una superficie de una entidad biológica a utilizar por lo menos una parte de la entidad biológica como un canal de transmisión para así transmitir una señal recibida por un dispositivo eléctrico.
En el documento se recogen una serie de supuestos en los que los usuarios podrían usar esta forma de transmitir datos. Por ejemplo, en lugar de presentar un documento de identidad a la hora de efectuar un pago con tarjeta bastaría con tocar con cualquier parte del cuerpo un sensor para identificarse como usuario.
También es un método muy útil para enviar un contacto a otra persona dando simplemente la mano. El dispositivo receptor debe ser similar al que realiza el gesto o envía la información.