Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión preventiva para los responsables de Megaupload

Podían ser condenados a décadas de cárcel por "actividades de piratería"

Los cuatro responsables de Megaupload detenidos tras el cierre de la página por las autoridades de EEUU han sido enviados a prisión provisional. Un tribunal de Nueva Zelanda ha ordenado el ingreso en prisión de Kim Dotcom, conocido como Kim Schmitz, Finn Batato, Mathias Ortmann y Bram van der Kolk. Los cuatro fueron arrestados el jueves en la localidad neozelandesa de Auckland acusados de haber realizado "actividades de piratería".
Las autoridades de Estados Unidos emprendieron el jueves una operación contra la web Megaupload que se saldó con el cierre de la página y órdenes de arresto contra siete personas que habían sido imputadas por actividades de piratería, según informó el Departamento de Justicia norteamericano.
Así, el principal responsable de 'Megaupload', Kim Dotcom, de 37 años y conocido también como Kim Schmitz y Kim Tim Jim Vestor, Finn Batato, Mathias Ortmann y el holandés Bram van der Kolk fueron detenidos en la localidad neozelandesa de Auckland.
Ahora, un tribunal de Nueva Zelanda ha decretado el ingreso en prisión de estos cuatro imputados al tiempo que se busca a otros tres responsables (el eslovaco Julius Bencko, el alemán Sven Echternach y en estonio Andrus Nomm) que permanecen todavía en paradero desconocido.
El pasado 5 de enero un gran jurado de Virginia acusó a los siete responsables de delitos relacionados con la propiedad intelectual y el blanqueo de capitales a siete responsables de la web, cargos por los que podrían ser condenados a décadas de cárcel.
Sólo los cargos de conspiración para blanquear dinero y conspiración mafiosa contemplan penas de hasta 20 años de prisión.