Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los usuarios de Megaupload tendrán que pagar si quieren recuperar sus contenidos

El Departamento de Justicia de EEUU dice que tendrán que pagar los costes ocasionados por la búsqueda y mantenimiento de la información de los usuarios

El Departamento de Justicia de EEUU ha comunicado a uno de los usuarios de Megaupload que puede retirar su información del servicio, siempre y cuando se haga cargo de los costes ocasionados por la búsqueda y mantenimiento de la información.
El Gobierno estadounidense mantiene que la información no está en su poder sino en el de Carpathia Hosting, compañía de almacenamiento que ofrecía sus servicios a Megaupload.
Los usuarios de Megaupload llevan meses reclamando acceso a su información en el servicio, que quedó fuera de su alcance tras la intervención a Megaupload en enero.
Según el FBI, el responsable de Megaupload, Kim Dotcom, había incurrido en delitos contra la propiedad intelectual, por lo que intervinieron la plataforma de forma total.
Sin embargo, en Megaupload había una gran parte de usuarios que tenían documentos propios y contenidos originales, que no infringían ningún tipo de derecho de autor.
Pese a la legalidad de dichos contenidos, el cierre del servicio ha afectado a todos por igual, haciendo que ningún usuario pudiese acceder a su información.
Después de meses de peticiones, un usuario identificado como Kyle Goodwin ha presentado una demanda en la que solicita acceso a sus materiales, reportajes propios originales.
Según Wired, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha decidido responder a la petición y ha facilitado una postura oficial sobre el problema.
El organismo de Estados Unidos ha asegurado que no tiene en su poder la información de Megaupload ya que se limitó a cortar los accesos, no a copiar la totalidad de la información.
De esta manera, los contenidos siguen almacenados en los servidores que prestaban servicio a Megaupload.
El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha explicado que es a Carpathia Hosting, compañía de almacenamiento que trabajaba con Megaupload, a la que habría que transmitir la petición.
El problema es que Carpathia Hosting reclama una compensación por estos meses en los que ha almacenado la información sin recibir ninguna compensación.
La compañía ya expresó una petición para que el Gobierno se hiciese cargo de los costes de almacenamiento de la información. Tras el cierre de Megaupload, Carpathia Hosting ha tenido que mantener los archivos por orden expresa sin recibir ninguna compensación por ello.
Además de pagar a Carpathia Hosting, los usuarios, en este caso Kyle Goodwin, también tendrían que contratar los servicios de un forense informático que se encargase de localizar los archivos en cuestión y extraerlos.
Este coste también recaería sobre los consumidores, ya que el Departamento de Justicia asegura no ser responsable.
De esta forma, el Departamento de Justicia ha confirmado que el problema no es el acceso a la información. La cuestión radica en quién debe pagar el coste ocasionado por el proceso.
Por el momento no se ha concretado el precio de toda la operación, pero lo que sí parece claro es que Estados Unidos no piensa hacerse cargo.
En el caso concreto de Kyle Goodwin, pese a que la información que reclama son reportajes propios, la justicia de Estados Unidos ha asegurado que no atenderá a su petición porque sentaría un precedente para futuros casos, lo que generaría costes excesivamente elevados.