Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grabaciones de delfines apuntan a un sofisticado lenguaje hablado

Científicos rusos han usado micrófonos submarinos especialmente desarrollados para capturar por primera vez lo que califican de conversación entre delfines, similar a un chat entre humanos.
Las grabaciones fueron realizadas en la estación científica Karadag e involucró a dos delfines mulares del Mar Negro.
En su estudio --publicado en el sitio web de acceso abierto St. Petersburg Polytechnical University Journal: Physics and Mathematics--, el equipo dirigido por Vyacheslav Ryabov describe los impulsos generados por estas criaturas del mar y por qué creen que lo que oyeron fue una conversación real.
Los humanos han sospechado desde hace siglos que los delfines poseen una capacidad de comunicarse más avanzada que los demás animales, y relatos sobre estas habilidades de conversación han sido difundidas por marinos de todo el mundo.
Más recientemente, los científicos escucharon los sonidos de los mamíferos bajo el agua para tratar de descifrar su significado. Algunos han afirmado que han encontrado ciertos clicks pulsados y silbidos que se corresponden con alguna actividad u observación, pero hasta la fecha ninguno había sido fiable para demostrar que, en realidad, los delfines mantienen conversaciones. En este nuevo esfuerzo, los investigadores creen que han estado cerca.
Para tener una mejor perspectiva de la comunicación de los delfines, los investigadores desarrollaron un sistema de grabación de hidrófonos de dos canales en la banda de frecuencia de hasta 220 kHz con un rango dinámico de 81 dB específicamente destinado a captar todos los sonidos producidos por un par de delfines (llamados Yasha y Yana) alojados en una piscina de investigación.
Comenzaron con la grabación de sonidos de sólo uno de los delfines a la vez para identificar su acento individual. Luego grabaron a los dos animales mientras parecían mantener una charla cerca del borde de la piscina. Observaron que los animales se turnaron para "hablar" mientras el otro escuchaba, emitiendo pulsos cortos de clicks de ida y vuelta que variaban en tono y volumen, que los investigadores sugieren fueron similares a las palabras utilizadas en la comunicación humana. Llegan a describir la escena como una inquietante semejanza de dos personas en un chat.
Los investigadores no fueron capaces de descifrar los mensajes que los delfines se intercambiaron entre sí, por supuesto, pero sugieren que sus grabaciones indican que los delfines son capaces de comunicarse con un lenguaje hablado altamente desarrollado.