Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Nobel reconoce que "algún fallo pequeño" se ha cometido en la elección de los premiados

El director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, ha afirmado este viernes 18 de noviembre que "aunque algún fallo pequeño se ha cometido, en general los galardonados verdaderamente han merecido el premio" a lo largo de la historia de estos reconocimientos.
En el marco de un encuentro informativo, organizado por la Fundación Ramón Areces y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) en Madrid, Heikensten ha defendido que los Comités de elección no han decido a las "presiones políticas" a la hora de seleccionar a los premiados.
Según ha concretado Heikensten, algunos de esos errores serían el Premio Nobel de Fisiología o Medicina de 1949 al descubridor de la lobotomía o el concedido a un científico alemán por el hallazgo de un gas que, posteriormente, fue utilizado en la Primera Guerra Mundial. "Es muy complicado", ha apuntado.
Así, el director ejecutivo de la Fundación Nobel cree que "normalmente es más fácil" pensar que el Premio Nobel de Física se ha concedido a quien se lo merecía y que en el de la Paz haya más debate. "Posiblemente porque todos estemos convenidos íntimamente de que sabemos lo que es la paz y quizá no tenemos tan claros los conceptos físicos", ha argumentado.
En este sentido, el director ejecutivo de la Fundación Nobel ha puesto por ejemplo cuando, a comienzos de los años 30, Hitler se negó a que se premiara a un alemán de origen judío, así como ocurrió posteriormente con la Unión Soviética y en la actualidad con los galardonados de origen chino. "No cedemos", ha asegurado, para después apuntar que actúan en base a lo que creen que es lo "correcto" y lo justo".
De esta forma, el director ejecutivo de la Fundación Nobel ha señalado que siempre habrá polémica en torno a los premiados y ha rememorado la oposición que suscitaron algunos galardonados con el Nobel de la Paz como el de la niña Malala, el del exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, o el de la Unión Europea.
Ante la falta de galardonadas en materia de ciencia e investigación, ha indicado que es algo que han abordado los Comités de elección y ha apuntado que quizá se deba a la "estructura" de este campo hace décadas, y es que los premios se conceden por la trayectoria. Así, ha apuntado que ahora las cosas son "diferentes" porque hay muchas mujeres activas en este ámbito lo que representará "un cambio" en el futuro.
En otros campos de estudio, Heikensten ha reconocido que no surgen candidatas "suficientes" y ha apuntado que hay que tenerlo presente. De hecho, ha adelantado que ha preparado un documento que llevará a la próxima reunión del Consejo para abordar los pasos que se puedan dar encaminados a mejorar esta situación.
Respecto a la importancia de la implementación de políticas públicas para lograr un mayor número de premiados, Heikensten ha destacado que países como Japón o Corea impulsaron programas en este sentido y lo consiguieron. No obstante, ha precisado que tan importante como la inversión económica es cómo se distribuye y organiza.
Para Heikensten, la actualidad tiene similitudes con la época del creador de los premios que llevan su nombre Alfred Bernhard Nobel. Así, ha señalado que ahora, como entonces, surgen los "nacionalismos" y la "xenofobia", y se ha mostrado preocupado por la postura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en materia de cambio climático, cuando, a su juicio, es "evidente en términos científicos" que se está produciendo. "Hay que esperar a ver lo que hace como presidente", ha defendido, al tiempo que ha dicho que "no es lo mismo" lo que se dice en campaña electoral y lo que se hace cuando se gobierna.
Por otra parte, Heikensten ha explicado que, a lo largo de los últimos 20 años, la Fundación ha comprendido que debía crear otros organismos o entidades como museos (en Estocolmo y Oslo) o una empresa de medios que se dedica a organizar sesiones y conferencias. Además, ha detallado que organizan actividades con la cooperación de otras entidades, como podría ser la Fundación Ramón Areces en España.
Finalmente, ha explicado que se baraja la idea de plantear en España algo similar a los Nobel Prize Dialogue, un foro de debate abierto a toda la sociedad en el que se debaten sobre ciencia, con la participación de premios Nobeles y expertos en la materia. En este sentido, Heikensten ha revelado que existe la idea de crear una Secretaría que organice una red de unos diez premiados que trabajarían conjuntamente para ofrecer conferencias, redactar artículos, etc.