Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos en ciberseguridad analizan los riesgos del Internet de las Cosas y te explican cómo protegerse de ellos

El Internet de las Cosas es uno de los principales objetivos de los hackers. Para demostrarlo, Kaspersky Lab ha analizado algunos dispositivos: el Google Chromecast, una cámara IP controlada mediante 'smartphones', una cafetera controlada a través del móvil y un sistema de seguridad doméstico.
El equipo de analistas de Kaspersky Lab ha llevado a cabo una investigación sobre los diferentes dispositivos conectados a la red disponibles en el mercado doméstico inteligente. La investigación descubre que casi todos estos dispositivos son vulnerables. La cámara que monitoriza al bebé permitía que un hacker se conectase, pudiese ver vídeos y lanzase audios en la propia cámara. Otras cámaras del mismo fabricante permitían a los hackers obtener contraseñas del usuario.
Cuando se trata de cafeteras controladas por 'smartphones', ni siquiera es necesario que un ciberatacante esté en la misma red que la víctima. La cafetera analizada enviaba información sin cifrar permitiendo descubrir la contraseña de toda la red Wi-Fi del dueño de la cafetera.
Al examinar el sistema de seguridad doméstico controlado a través de un 'smartphone', los analistas descubrieron que los problemas del software del sistema eran mínimos, por lo que el sistema era lo suficientemente seguro para resistir un ciberataque.
En su lugar, la vulnerabilidad se encuentra en uno de los sensores utilizados por el sistema. Cuando se abre la puerta o ventana el campo magnético desaparece, haciendo que el sensor envíe mensajes de alarma al sistema. Sin embargo, si el campo magnético permanece en su lugar, no se enviará ninguna alarma. El gran problema de esta vulnerabilidad es que es imposible de solucionar con una actualización de software; el fallo está en el propio diseño del sistema de seguridad.
"El análisis demuestra que los fabricantes de dispositivos tienen en cuenta, cada vez más, la ciberseguridad a medida que desarrollan sus dispositivos inteligentes", explica el analista de Seguridad de Kaspersky Lab, Victor Alyushin. "Estas vulnerabilidades deben solucionarse antes de que el producto salga al mercado, ya que puede ser mucho más difícil de solucionar un problema cuando un dispositivo ya se ha vendido a miles de propietarios de viviendas", añade.
Con el fin de ayudar a los usuarios a proteger sus vidas de los riesgos de los dispositivos conectados del hogar inteligente, los expertos de Kaspersky aconsejan seguir estas simples reglas:
1. Antes de comprar cualquier dispositivo inteligente, busca en Internet noticias sobre vulnerabilidades de ese dispositivo.Es muy posible que el dispositivo que vayas a comprar haya sido examinado por analistas de seguridad y saber si los problemas encontrados en el dispositivo se han parcheado.
2. No siempre es una buena idea comprar los productos más recientes lanzados al mercado. Junto con los errores estándar que se dan en nuevos productos, estos dispositivos podrían tener problemas de seguridad que aún no han sido descubiertos por los analistas de seguridad.
3. Ten en cuenta los riesgos para la seguridad. Si tu casa es un lugar donde se guardan muchos objetos de valor material, probablemente sea buena idea elegir un sistema de alarma profesional. Al elegir un dispositivo que recopilará información acerca de tu vida personal y la vida de tu familia, como un monitor de bebé, puede ser conveniente elegir el modelo más simple del mercado, uno que sólo sea capaz de transmitir una señal de audio, sin conexión a Internet.