Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 28% de la población sufre al menos una enfermedad crónica

Artritis reumatoideEfe

Al menos una de cada cuatro personas sufre una o varias enfermedades crónicas, según avanzan los datos del Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), elaborado por la Fundación Eroski y dirigido por el presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), el doctor Javier Aranceta.

Aunque la investigación aún no ha finalizado, se han tomado los resultados proporcionados por 4.800 personas de todo el país.
Por edad se observa que, mientras apenas un 7% de los niños de entre 3 y 8 años y un 9% de los adultos de 9 a 18 años sufre alguna enfermedad crónica, un 23% de los que cuentan con entre 19 y 64 años y un 61% de los mayores de 65 años sí las padecen.
Aunque las enfermedades crónicas suelen asociarse a los grupos de edad más avanzada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que más de 16 millones de las muertes en el mundo atribuidas a este tipo de dolencias se producen en personas menores de 70 años.
Con motivo de la publicación de este estudio recuerdan que tanto los niños como los adultos y los ancianos son vulnerables a los factores de riesgo que favorecen este tipo de trastornos: las dietas insanas, la inactividad física, la exposición al humo de tabaco o el consumo excesivo de alcohol.
Desde Eroski destacan que los problemas de salud crónicos están muy relacionados con el patrón de alimentación. "De modo que lo habitual es pensar que las personas que padecen un problema crónico de salud modifican su dieta como parte del tratamiento o para prevenir problemas asociados", reiteran.
Sin embargo, añaden, "nada más alejado de la realidad". Según el estudio, solo el 11% de los encuestados afirma haber cambiado su dieta habitual en los últimos 6 meses como consecuencia de problemas crónicos de salud.
Por edad, destacan los mayores de 65 años, el 24% cambia su patrón de alimentación. Concretamente, la mayor parte de las personas entrevistadas asegura haber reducido los alimentos ricos en grasas, así como la ingesta de sal. También reducen los alimentos ricos en azúcares y la cantidad de alimentos consumidos en general.