Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Proyectan la construcción de una Estación Espacial con gravedad artificial

Estación Espacial, gravedad artificial espacio,cuatro.com

Una empresa estadounidense ha proyectado una Estación Espacial que pretende jubilar a la actual EEI. La ventaja de la nueva nave, con aspecto de seta gigante, es que generará un ambiente interno de gravedad artificial favorable para una convivencia más larga en el espacio sin afectar la salud de los astronautas.

La empresa United Space Structures (USS), con sede en Washington ha revelado imágenes de la futura Estación Espacial que podría tardar 30 años para ser construida con un coste de 300 millones.
La Estación será capaz de generar un ambiente similar al de la Tierra con gravedad artificial, gracias a un método que le permite girar sobre un eje cuatro veces por minuto.
La creación de presión hacia abajo a través de la fuerza centrífuga permitirá que todos los objetos, y las personas, permanezcan con los pies en el suelo al rercibir la misma fuerza que la gravedad experimentada en la Tierra.
El modelo ha sido diseñado por sus expertos, Bill Kemp y Ted Maziejka. Sus dimensiones se moverían en torno a los 100 metros de diámetro y los 400 metros de largo, según la web de la compañía estadounidense.
La falta de gravedad afecta la salud de los astronautas,al dañar los huesos y los músculos, lo que obliga a reducir el tiempo de estancia en el Espacio.
Otro de los problemas que enfrentan los astronautas es el de la radiación cósmica. La United Space Structures (USS)  ha pensado en una estructura con un sistema de doble pared que garantizará un espacio vació entre el casco interior y exterior de la gigantesca estación .
El resto del volumen interior se llenará de agua que funcionará como un escudo contra la radiación cósmica y también el depósito de agua de la estación.   
El agua situada entre los cascos interior y exterior de la nueva ISS también ayudarán a proteger a los tripulantes de las temperaturas extremas que abundan en el espacio.