Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entrevista con Juan Carlos Ramiro (CENTAC): "La accesibilidad debe contemplarse como una oportunidad de negocio"

Empresas como Google, IBM, Microsoft o Deloitte estarán presentes en el 7º Congreso Nacional CENTAC de Tecnologías de la Accesibilidad, que se celebrará en Zaragoza los días 14 y 15 de noviembre, y donde se abordarán temas como las posibilidades de la realidad virtual en educación y rehabilitación o el impacto de la inteligencia artificial sobre la autonomía de las personas.
En una entrevista concedida a Portaltic, Juan Carlos Ramiro, director general de CENTAC, analiza en detalle la evolución de este sector y sus posibilidades de cara al futuro, solo unos días antes de esta nueva edición del Congreso, que girará en torno a la 'Transformación Digital Accesible'.
- ¿Cómo percibe el desarrollo de la tecnología accesible? ¿Las mejoras que anuncian las empresas se acaban viendo aplicadas al día a día de las personas con discapacidad?
La tecnología va incorporando progresivamente, y cada vez en mayor medida, criterios de accesibilidad y usabilidad en sus desarrollos, eso es una evidencia. Y en todas las plataformas. Otra cosa es que sean perfectas, que no lo son, y que deben seguir mejorando. Pero si analizamos la situación de la accesibilidad a los bienes y productos TIC de hace 10 años, y los comparamos con la situación actual, vemos claramente las diferencias. De hecho, la mayor falta de accesibilidad sigue estando en los contenidos y web's, no tanto en los productos.
Las mejoras que anuncian las empresas se acaban viendo, sí, pero quizás no al ritmo que esperamos ni con la calidad esperada. Pero el avance de la tecnología es tan vertiginoso que muchas veces les cuesta incorporar en las primeras fases de desarrollos nuevos estos criterios, de accesibilidad y usabilidad.
- ¿Puede darse el problema de que la tecnología accesible, pensada para mejorar la vida de estas personas, no sea 'accesible' para su bolsillo? ¿Cómo se puede solventar esta situación?
Hasta hace poco, los productos TIC con mejores niveles de accesibilidad los encontrábamos en aquellos cuyo precio de adquisición era alto, o muy alto, al que pocos podían acceder. Esta situación está cambiando actualmente. Cada vez existe más diversidad de marcas, y de productos; la calidad ha crecido enormemente, al igual que las prestaciones. La competencia es elevadísima, y esto se nota en la bajada de precios y en la subida de la calidad de los productos y desarrollos.
- Más allá de grandes inventos... entendemos esa 'Transformación Digital Accesible' como la forma de acercar la educación, la sanidad, la cultura o la comunicación a todos. ¿Se cuenta con la voluntad de todas la partes?
Efectivamente. Se trata de utilizar la tecnología para lograr una educación, una sanidad, o una comunicación universal para todos. Y esto sólo es posible si a la hora de realizar esa transformación digital tenemos muy presente que los criterios de accesibilidad y usabilidad deben estar presentes en todas las fases. Lo primero, a la hora de adquirir los bienes, productos o servicios adecuados para llevar a cabo esa transformación. Luego, realizando la implementación bien, de forma que contemple todo el abanico posible de necesidades de acceso y uso por parte del ciudadano, con independencia de sus capacidades. Y sí, voluntad de las partes suele existir. Pero luego las circunstancias de la Administración o de la empresa privada, sus presupuestos, los plazos impuestos para acometer los procesos, la cualificación o composición de los equipos humanos que deben acometerla todas estas circunstancias y muchas más hacen que, en la mayoría de los casos, la accesibilidad quede en segunda o tercera fila.
- Ya en el plano más tecnológico, hay varias áreas que están evolucionando a un ritmo muy rápido: Inteligencia artificial, realidad virtual, realidad aumentada. ¿Cuál está enfocándose mejor al concepto de accesibilidad?
Todas las llamadas tecnologías emergentes tienen un potencial social arrollador. Creo que no se trata tanto de enfocar mejor el concepto de accesibilidad, sino de integrar de por sí el concepto de accesibilidad. Tenemos que tener claro que todas las tecnologías, viejas o nuevas, necesitan en mayor o menor medida de la interactuación o intervención de la persona, bien sea para manejar los controles, para dar o ejecutar órdenes, o para poder acceder y usar sus funciones y contenidos. Por muy automáticos que hagamos los procesos y las tecnologías, el ser humano siempre va a tener, poco o mucho, que "actuar" de algún modo. De ahí que el contemplar los criterios de accesibilidad y usabilidad deba ser un enfoque necesario en cualquier tecnología, presente y futura.
- En este sentido, ¿podría indicar algunas aplicaciones prácticas que destaquen sobre el resto?
Es difícil elegir o seleccionar únicamente algunas, por hoy ya tenemos aplicaciones muy interesantes, y prácticas, en todos los ámbitos (sanidad, educación, cultura, rehabilitación, ciudades inteligentes...), y con cualquier tecnología. Sí me gustaría destacar, en cambio, el papel de algunas de ellas en acciones concretas. Por ejemplo, el enorme papel que van a jugar los 'beancons' para posicionamiento en exteriores e interiores, como guías para personas ciegas o emisión de mensajes; la realidad virtual, permitiendo por inmersión la visita a escenarios remotos de cualquier parte del mundo, o recibir clases en aulas virtuales, esencial para personas con movilidad reducida o discapacidad intelectual; la tecnología cognitiva, para procesos de aprendizajes, relaciones con servicios públicos, o generación de espacios sociosanitarios eficientes; y por supuesto, la robótica enfocada a la asistencia personal.
- En el Congreso estarán presentes empresas como Google, IBM, Microsoft o Deloitte. ¿Cómo valora su participación en este tipo de eventos?
Tremendamente positiva. Por un lado, porque somos conscientes de que todas, de alguna forma, desarrollan tecnología social en potencia en algún ámbito, y muchas veces desconocida por el ciudadano y las Administraciones. Por otra, este Congreso es un foro muy adecuado para hacer visibles sus desarrollos, y salir aún más reforzados en cuanto a conocimiento, para seguir trabajando en líneas con criterios sociales.
- Empresas como Microsoft o Apple han hecho mucho hincapié en sus últimas presentaciones en las cuestiones relacionadas con la accesibilidad ¿Cree que es positivo que se aborden estos temas como un área más de negocio?
Es evidente que los temas de accesibilidad deben contemplarse como oportunidades de negocio, y dentro de las cadenas de valor de los productos y servicios de las empresas. Cualquier otro enfoque hoy día es erróneo, y está obsoleto. La industria y la empresa se crean para ganar dinero, y sólo hay que enseñarlas que, efectivamente, se puede ganar dinero, y generalmente más, atendiendo a criterios de accesibilidad y usabilidad de sus bienes, productos y servicios.
- ¿Cómo valora el cambio desde las primeras ediciones a la actualidad? ¿La tecnología accesible avanza al mismo ritmo que el resto del sector?
Si la evolución de la tecnología nos sorprende cada año, imaginaros desde hace ocho. ¿Quién había oído hablar de wearables, realidad virtual, coches autónomos, big data, smartwhatchs o tecnología cognitiva, por citar algunas. Se avecina un futuro inmediato apasionante. Y hay que tomar medidas urgentes en preparar a la sociedad, a los profesionales y a las Administraciones Públicas para aprovechar todos estos avances, crear servicios rentables y eficaces y que no se les escape el potencial de todas estas nuevas tecnologías. Y por supuesto, para no crear nuevas brechas sociales. La tecnología avanza a un ritmo difícilmente asimilable por cualquier sector, pero donde se más se nota, sin duda, este factor es en la tremenda lentitud de los entornos legales y normativos para seguir su ritmo, y generar un ecosistema social legal y controlado.