Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España autoriza el uso de dispositivos móviles en despegues y aterrizajes

Un ejecutivo habla por teléfono durante el vuelo de un aviónGtres

España ha actualizado su normativa, con el fin de adaptarse a las directrices adoptadas recientemente por la Unión Europea (UE), para permitir el uso de dispositivos electrónicos portátiles, tales como móviles, tabletas o MP3, en 'modo avión' durante todas las fases del vuelo, incluyendo despegue y aterrizaje. No obstante, la decisión final dependerá de cada compañía aérea.

De este modo, se ha publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una resolución, que entrará en vigor a partir de mañana, de la Agencia Estatal de Seguridad Área (AESA), organismo encargado de que se cumplan las normas de aviación civil en el conjunto de la actividad aeronáutica de España, para dar cumplimiento a las nuevas directrices europeas.
Hasta ahora se permitía el uso de estos dispositivos a más de 10.000 pies durante el vuelo excepto en las fases "críticas", esto es, despegue y aterrizaje.
Fuentes del organismo han precisado que se permite el uso de estos terminales, siempre que no estén conectados a Internet, pero no de los ordenadores que, por su dimensión, por motivos de seguridad durante el despegue y aterrizaje deberán mantenerse en los espacios destinados al equipaje, del mismo modo que los bolsos, mochilas u otros objetos personales de mayor tamaño.
La AESA puntualiza además que la decisión final de permitir el uso de este tipo de aparatos en todas las fases del vuelo es de las compañías aéreas, que deben dotar a sus aeronaves de la tecnología adecuada para garantizar que el uso de los terminales no afecte al correcto funcionamiento de los sistemas y equipos del avión, y realizar su propio estudio de seguridad.
Por lo tanto, es en última instancia cada una de las compañía aéreas las que deciden si los pasajeros pueden tener o no sus dispositivos electrónicos encendidos en todas las fases del vuelo.