Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cráneo de un bebé simio da pistas del antiguo ancestro común de seres humanos y simios

El cráneo de un bebé simio conocido como 'Alesi'Nature

Un cráneo de un bebé de simio del tamaño de un limón, que los arqueólogos han 'bautizado' como Alesi, y vivió en la selva de Kenia hace unos 13 millones de años, está dando pistas de como pudo ser el antiguo ancestro de los seres humanos y de los simios modernos.

Los científicos han anunciado en la revista 'Nature' el descubrimiento del cráneo más completo de un simio extinto jamás hallado, lo que les ha permitido estudiar características como su cavidad craneal, la estructura del oído interno y dientes adultos sin salir debajo de las raíces de sus dientes de bebé.
El cráneo de Alesi, con su pequeño hocico, se parece al de un gibón, un simio pequeño hallado en Asia. Pero el órgano del equilibrio dentro del oído interno es diferente del de los gibones y sugiere que la especie a la que pertenece se trasladaba por los árboles con más cautela y tenía brazos más cortos.
Se estima que el cráneo podría responder a una antigua pregunta sobre el origen del linaje, que derivó en seres humanos y simios modernos como los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, que indicaría que su ancestro común evolucionó en África y no en Eurasia.
Muchos de los fósiles muestran la evolución que se produjo desde el linaje que dio paso a la división entre seres humanos y chimpancés, los primos más cercanos en la evolución, hace unos 6 o 7 millones de años. Nuestra especie, el Homo sapiens, surgió aproximadamente hace unos 300.000 años en África.
Los fósiles de más de 10 millones de años que pueden esclarecer la evolución de los ancestros comunes de los seres humanos y los simios modernos son inusuales, con frecuencia solo algunos dientes y huesos de la mandíbula. Por ello este fósil, descubierto al oeste del lago Turkana en el norte de Kenia, es considerado como una revelación.
El nombre Alesi se deriva de "ales", que significa "ancestro" en el idioma local de Turkana. Perteneció a una nueva especie llamada Nyanzapithecus alesi que estaba relacionada con el ancestro común de los seres humanos y simios modernos, aunque ese ancestro posiblemente era incluso más antiguo, dijo el paleontólogo de la Universidad College de Londres Fred Spoor.
Los dientes y los canales auditivos totalmente desarrollados mostraron su parentesco con los simios modernos. Las líneas de crecimiento de los dientes adultos mostraron que Alesi tenía un año y cuatro meses cuando murió. Los investigadores, que no pudieron determinar su sexo, dijeron que Alesi habría fallecido en una erupción volcánica.