Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crean por impresión 3D el primer robot capaz de andar y trepar por superficies irregulares

Un equipo de ingenieros de la Universidad de California San Diego ha desarrollado el primer robot de materiales blandos capaz de caminar por superficies irregulares, como arena o guijarros. Fabricado a través de un proceso de impresión 3D, el robot tiene cuatro patas y está diseñado para superar obstáculos trepando sobre ellos y caminar sobre distintos tipos de terreno.
El equipo, liderado por el profesor de Ingeniería Mecánica Michael Tolley, presentará el dispositivo en la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización del IEEE, que se celebrará en Singapur entre el 29 de mayo y el 3 de junio, avanzó la Universidad a través de su página web.
Este robot de materiales blandos ha sido diseñado con el objetivo de realizar funciones en entornos peligrosos o para labores de búsqueda y rescate. Para su fabricación, fue necesario disponer de una impresora de alta gama capaz de producir materiales blandos y rígidos con los mismos componentes, lo que facilitó a los investigadores el diseño de formas complejas para las patas del robot.
La combinación de materiales blandos y duros permitió al equipo de la Universidad de California San Diego reforzar la adaptabilidad de este dispositivo. Así, este robot es el primero que logra caminar sobre este tipo de superficies, mientras que sus predecesores solo habían sido capaces de arrastrarse o gatear. Michael Tolley explicó que esta fusión de durezas se inspiró en la naturaleza.
PATAS CAPACES DE DOBLARSE
Este trabajo ha sido posible gracias a las características atribuidas a las patas del dispositivo. Estas están formadas por tres cámaras paralelas con un espacio de aire en su interior, de modo que pueden doblarse y estirarse de forma independiente, en función de la superficie sobre la que se esté desplazando el robot.
En las distintas pruebas a las que fue sometido este dispositivo de materiales blandos y duros, este logró desplazarse a través de grandes piedras, superficies inclinadas y arena. Además, ha sido capaz de pasar de caminar a gatear por un espacio determinado.