Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos descubren las "primeras evidencias" de cuidado parental en los crustáceos hace más de 105 millones de años

Un equipo de expertos de la Facultad de Ciencias de la Tierra, el Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona y el Instituto Geológico y Minero de España han descubierto las "primeras evidencias" de cuidado parental en los crustáceos del orden Tanaidacea hace más de 105 millones de años, según han informado las entidades.
El estudio, que ha sido publicado en la revista Scientific Reports del grupo Nature, señala que entre las "nuevas especies cuidadoras" se encuentra la Daenerytanais maieuticus, que da nombre al personaje de ficción Daenerys Targaryen, Khaleesi, en la saga de literatura fantástica 'Canción de hielo y fuego', que inspira la serie 'Juego de Tronos'.
De acuerdo con la investigación, basado en el estudio de tres pequeños crustáceos que han sido preservados en piezas de ámbar en los yacimientos de Peñacerrada de Álava y La Buzinie en Charente (Francia), las hembras ya tenían una estructura corporal, el marsupio, "destinado al cuidado de su descendencia durante su desarrollo".
Según el hallazgo, aunque otras especies de crustáceos actuales presentan cuidado parental, aumentando así sus posibilidades de supervivencia, la existencia de "evidencias fósiles" de este comportamiento eran "escasas" y sólo hacían referencia a otro tipo de crustáceos.
Para la principal autora del estudio, Alba Sánchez, el descubrimiento "demuestra que ciertos comportamientos de cuidado parental y sus adaptaciones morfológicas ya existían durante el Cretácico Inferior y han permanecido casi sin cambio desde hace millones de años".
Según ha destacado otro de los científicos, Xavier Delclòs, "en términos evolutivos, el marsupio representa un medio seguro para la descendencia y pudo contribuir al éxito de los tanaidáceos en diversos hábitats".
El artículo publicado se enmarca dentro de las investigaciones del grupo Ámbares de España (AMBARES) y del Grupo de Investigación Consolidado de Geología Sedimentaria de la Universidad de Barcelona, que cuenta con la financiación de fondos gubernamentales autonómicos y nacionales, así como con la colaboración del Museo de Ciencias Naturales de Álava.