Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China lanza el TanSat para tener datos propios de emisiones de CO2

China ha lanzado este 22 de diciembre el satélite TanSat para vigilar las emisiones mundiales de dióxido de carbono, cuya acumulación produce el efecto invernadero en la atmósfera. El cohete Larga Marcha 2D fue lanzado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en el desierto de Gobi, noroeste de China. El gigante asiático se convierte en el tercer país, después de Japón y Estados Unidos, en revisar los gases de efecto invernadero con su propio satélite, destaca Xinhua.
El satélite TanSat de 620 kilogramos fue enviado a una órbita sincrónica al sol a cerca de 700 kilogramos por encima de la Tierra y vigilará la concentración, distribución y flujo de dióxido de carbono en la atmósfera, dijo Yin Zengshan, diseñador del TanSat del Instituto de Investigación Microsatelital de la Academia de Ciencias de China.
El satélite ayudará a entender el cambio climático y brindará datos independientes a los responsables políticos de China. Durante su misión de tres años, TanSat examinará a fondo los niveles mundiales de dióxido de carbono cada 16 días.
Esta fue la 243º misión de los cohetes de la serie Gran Marcha. Además del TanSat, el cohete también transportó un satélite micronano de alta resolución y dos satélites espectrales micronano para la vigilancia de la agricultura y la silvicultura.
La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se ha incrementado de 280 partes por millón a 400 partes por millón en los últimos 150 años, lo que condujo a un incremento en la temperatura promedio mundial de cerca de 0,7 grados centígrados por encima del siglo pasado, según Lu Naimeng, científico en jefe del TanSat.
El nuevo satélite permitirá a China obtener datos de primera mano de las emisiones, los cuales serán compartidos con investigadores de todo el mundo, dijo Yin.