Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las técnicas de reproducción asistida han propiciado el aumento de bebés gemelos en los últimos años

Las técnicas de reproducción asistida han propiciado el aumento de bebés gemelos en los últimos años, tal y como ha comentado el especialista en Ginecología y Medicina de la Reproducción en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Juan Ordás.
"Si bien, en condiciones de salud normales, una madre tolera bastante bien un embarazo gemelar, a pesar de que exista una mayor morbilidad y mortalidad que en un embarazo simple, no es lo mismo en el caso de que existan tres o más fetos en el útero materno. En este caso, las elevadísimas tasas de aborto, de partos prematuros, de hemorragias maternas y de patología grave asociada al embarazo hacen totalmente indeseable una gestación en estas circunstancias", ha comentado.
En este sentido, el doctor ha recordado que la ley sobre técnicas de reproducción humana asistida limita a tres el número máximo de embriones que se pueden transferir en cada ciclo. Aun así, prosigue, aunque poco frecuentes, se pueden producir un pequeño número de embarazos triples que, no obstante, hay que evitar.
En concreto, del porcentaje de niños nacidos tras un ciclo de fecundación in vitro, entre un 20 y un 22 por ciento corresponde a embarazos de dos fetos, rara vez de tres. "Si limitamos la transferencia de embriones a solo dos, las cifras se reducen a menos de un 18 por ciento, pero seguimos estando muy por encima de ese uno cada 84 que se produce de forma natural", ha apostillado el experto.
Dicho esto, ha recordado que la complicación habitual del embarazo gemelar es la prematuridad, dado que los niños nacidos con bajo peso han de permanecer en unidades de cuidados intensivos pediátricos y tienen mayor mortalidad y morbilidad. "A esto se ha de añadir la intranquilidad ante el futuro desarrollo de estos niños, a menudo lastrado por trastornos de crecimiento, enfermedades y taras en el desarrollo intelectual", ha añadido.
Precisamente, la tendencia actual en Medicina Reproductiva se dirige a evitar que se produzcan embarazos, ya no triples, sino dobles. Para ello, como señala el doctor Ordás, se están ensayando una serie de cambios basados en la mejor calidad de los embriones y la mejor preparación del endometrio de la madre.
"La transferencia de embriones únicos, de buena calidad y en el día +5 de su desarrollo proporciona una cifra superior de embarazos si lo comparamos con la transferencia en el día +3. Sin embargo, no lo hacemos así siempre porque los métodos de selección de los mejores embriones son todavía imprecisos y no todos llegan al desarrollo en día +5; algunas veces no llega ninguno, por ello, y mientras perfeccionamos las técnicas, se ha de seguir con la política actual", ha zanjado.