Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El yerno de la CAM sale de la cárcel tras pagar 150.000 euros de fianza

Tras 40 días, Miguel López sale de la cárcel. Está en libertad después de pagar 150.000 euros de fianza, aunque sigue siendo el principal sospechoso del asesinato de la viuda del ex presidente de la CAM, María del Carmen Martínez. El juez reitera en su auto que le sobraban los motivos económicos, ya que era uno de los perjudicados ante la intención de su suegra de pasar la acción de oro a su único hijo varón, dejando a fuera a sus tres hijas.

Además, el magistrado destaca el lugar del crimen, el lavadero de su propio concesionario, como el perfecto escenario. Un sitio sin cámaras que conocía a la perfección, y dónde había quedado con la víctima, no sin antes ensayarlo todo. "Unos días antes había realizado la misma operación con otro vehículo que debía recoger la víctima...", recoge el auto.

Más allá, Miguel López era un experto tirador, y la policía destacó lagunas e incongruencias por su parte en los momentos posteriores al crimen.
Además, después de que le comunicaran el asesinato de su suegra, en vez de acudir directamente al concesionario, fue al garaje de su casa, donde estuvo 3 minutos, tiempo suficiente, según los investigadores, para lavarse, borrar las huellas y deshacerse del arma.

En total, 23 indicios que para el juez no son suficientes para mantenerlo en prisión. Según afirma, hay que esperar a los resultados de las pruebas clave, que permitirán conocer de quién son los restos biológicos encontrados en la mano izquierda de la víctima y en el volante del vehículo.

Mientras, López tendrá que acudir al juzgado cada semana, no podrá salir del país y ni mucho menos acercarse a su negocio, para evitar presiones a sus trabajadores, que también son testigos del caso.