Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por qué los 'weekend warriors' pueden estar tranquilos

Ejercicio físicoGtress

Si crees que no haces demasiado ejercicio ya que solo puedes hacer deporte o ir al gimnasio los fines de semana, no te preocupes más: hacer ejercicio sólo durante el fin de semana reduce el riesgo de muerte prematura en un porcentaje muy parecido al de aquellos que se ejercitan durante toda la semana.

Aunque la Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos hacer al menos 75 minutos de ejercicio vigoroso o 150 minutos de ejercicio moderado a la semana, este estudio publicado en el periódico JAMA Internal Medicine considera que la “calidad puede ser más importante que la cantidad”, señala Gary O’Donovan, investigador asociado en el programa ‘Exercise as Medicine’ en la Universidad de Loughborough, en Inglaterra.
O’Donovan y sus colegas analizaron datos de encuestas de salud nacional de más de 63.000 personas en Inglaterra y Escocia. Aquellas personas que sólo hacían ejercicio uno o dos días a la semana, los llamados 'weekend warriors' por ejemplo, redujeron su riegos de muerte prematura entre un 30 y un 34%, comparado con aquellas personas inactivas. Pero lo interesante es que aquellos que hacían ejercicio más días a la semana lo reducían en un 35%, informa Time.com.
Estos hallazgos parecen apoyar la idea de que la actividad física, incluso si es menor a lo que se recomienda, ayuda a evitar la muerte prematura prácticamente en el mismo porcentaje que en aquellos más adictos al gimnasio.
El ejercicio también es efectivo reduciendo el riesgo de infarto. Y, de nuevo, aquellos que hacen un ejercicio regular un par de días a la semana redujeron su riesgo en un 40%, igual que aquellos que realizan más ejercicio semanal.
Lo mismo ocurría en los casos de riesgo de muerte por cáncer. Los que hacían ejercicio, ya fuera cada día o sólo un par de veces semanales, redujeron su riesgo de muerte por esta enfermedad entre un 18 y un 21% comparados con los que no hacían nada de ejercicio.
Según O’Donovan, "el punto principal de nuestro estudio es que la frecuencia del ejercicio no es importante. Lo que marca la diferencia es hacerlo regularmente. Si eso ayuda la gente, estoy feliz". El estudio señala que los beneficios fueron iguales para todo tipo de gente, independientemente de los pesos, incluidos los pasados de peso y los obesos.