Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre mata de 35 puñaladas a su exjefe después de que lo despidiera

empresario asesinadotelecinco.es

Un hombre de 22 años, exempleado de un centro de lavado de coches, en Pilar, Argentina, asesinó a puñaladas al dueño del lugar, después de que este lo despidiera una semana antes. El supuesto asesino, identificado como Hugo Héctor Acosta gracias a una cámara de videovigilancia, le asestó 35 puñaladas a su víctima, el empresario, Roberto Maldonado de 54 años.

Una cámara de videovigilancia grabó el momento de la agresión mortal contra Roberto Maldonado, en su empresa de lavados de coches.
En las imágenes se ve al que parece ser el detenido, Hugo Héctor Acosta, cuando lo mataba, ahora acusado del crimen, según ha publicado el periódico Clarín.
Acosta fue despedido días antes del asesinato por la víctima, después de que este le robara dinero que tenía ahorrado, su cartera y un crucifijo de plata.
El crimen de Maldonado fue grabado por una cámara de seguridad que había instalado el empresario en su negocio. El asesino se llevó el ordenador, donde creía quedaban registradas las imágenes, pero en realidad, la grabación estaba en una unidad externa al lugar.
El pasado domingo, varios vecinos alertaron a la policía de una fuerte discusión que estaba ocurriendo en el lugar del accidente.  Cuando los agentes llegaron encontraron el cuerpo sin vida de la víctima.
También hallaron dinero, un reloj y otros objetos de valor sobre una mesa, así como la cámara de seguridad  totalmente destruida.
Además se hicieron con el cuchillo supuestamente utilizado para cometer el asesinato. Los forenses  determinaron, en principio, que el cuerpo presentaba 17 heridas punzocortantes, cinco de las cuales se hallaban en la zona dorsal que le habrían provocado la muerte en el acto, aunque la autopsia confirmó que sufrió un total de 35 puñaladas.
Los otros empleados confirmaron a la Policía, que el acusado había amenazado de muerte a Maldonado, después de que este lo despidiera y se negara a admitirlo.