Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El parricida de Arcos de la Frontera confiesa que mató a su bebé por “accidente”

Isidro Sánchez, de 44 años, ha pasado hoy a disposición judicial después de que el jueves matara a su bebé de ocho meses y diera una paliza a su mujer, Sara de 31 años, en la casa familiar de Arcos de la Frontera, Cádiz. El hombre ha confesado que lo mató pero ha dicho que fue “un accidente”. Sara también ha llegado a los juzgados directamente del hospital, donde se recuperaba de las heridas.

Eran las seis de la mañana del jueves cuando una vecina llamó a la policía de Arcos de la Frontera alertada por los gritos y el llanto del bebé. La policía acudió a la vivienda de Sara e Isidro pero no entró en la casa hasta que dos horas después el agresor les abrió la puerta. Encontraron al bebé muerto en el suelo.
Todo apunta a que el padre le tapó la boca hasta asfixiarlo. El, que ya ha pasado a disposición judicial, ha confesado que lo mató pero ha dicho que fue un “accidente”.
Sara también ha acudido a testificar al juzgado, donde ha llegado directa desde el hospital, donde se recuperaba de las heridas. La familia estaba siendo atendida por los servicios sociales pero ella nunca lo había denunciado por malos tratos.
Sara tiene otra hija de 11 años de un matrimonio anterior, cuya custodia tiene la abuela.