Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

2.500 efectivos blindarán el Calderón en la final de la Copa del Rey

Los 39.000 aficionados, vascos y catalanes, se encontrarán con un Vicente Calderón blindado por 2.500 efectivos. De ellos, 1.600 agentes de policía. Las puertas del estadio abrirán a las seis, tres horas y media antes de que empiece el partido, calificado de alto riesgo. Los seguidores tendrán que cruzar varios anillos de seguridad. Los controles seran exhaustivos. Las entradas, nominales, y se comprobará que el nombre coincide con el del DNI, aunque en anteriores ocasiones, no se ha cumplido con esta medida. En las inmediaciones del estadio, ocho horas antes, se cortará el tráfico a los vehículos pesados de más de 3.500 kilos con el fin de evitar atentados por atropello masivo.