Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de una veintena de heridos tras el hundimiento del suelo de un bar en Villafáfila (Zamora)

Más de una veintena de personas, entre trasladados por los servicios sanitarios y vehículos particulares y con edades comprendidas entre los 23 y los 52 años, han resultado heridas esta madrugada después de que hundiera parte del suelo de un bar situado en la localidad zamorana de Villafáfila, según han apuntado fuentes de la subdelegación de Gobierno a Europa Press.
El suceso ocurrió poco después de las 04.53 horas, cuando varias llamadas recibidas en la sala del centro de emergencias Castilla y León 112 avisaban del hundimiento de parte del suelo del 'Black Rose' situado en la Plaza Mayor de la localidad y en la que se encontraban reunidas más de medio centenar de personas. Los alertantes señalaban que había un número indeterminado de personas heridas en una bodega situada a unos tres metros de profundidad, adonde se habían caído tras el hundimiento.
El 112 dio aviso del incidente a la Guardia Civil (COS) de Zamora, a los Bomberos de Benavente y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que envió tres UVIs móviles, cuatro ambulancias de soporte vital básico, personal facultativo de Atención Primaria de los centros de salud de Villalpando y Villarín de Campos, y dos ambulancias convencionales.
En el lugar del suceso, el personal facultativo de Sacyl atendió a doce personas heridas, siete de las cuales fueron trasladadas más tarde al Complejo Asistencial de Zamora -dos de ellas, en UVIs móviles-, otras tres personas fueron evacuadas al hospital comarcal de Benavente y otras dos, en ambulancias de soporte vital básico al Complejo Asistencial de León. Además, algunas otras personas fueron trasladadas en vehículos particulares antes de la llegada de los servicios sanitarios.
De momento, se investigan las causas de unos hechos que podían haber sido mucho más "graves", dada la cantidad de gente que había en el establecimiento y la altura desde la que se precipitaron, algo más de tres metros.