Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos, hartos de la publicidad en sus parabrisas

Es una plaga que cada vez ataca a más barrios. Una marea de anuncios inunda cristales y parabrisas. Publicidad de prestamistas, de inmobiliarias y sobre todo de prostitución. La ordenanza de publicidad prohíbe colocar estos carteles en los vehículos. Los vecinos pueden denunciarlo a la Policía Municipal, que a su vez denunciará a la empresa anunciadora. Las multas pueden llegar hasta los 30.000 euros.