Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Todo vale por un puesto de trabajo?

Clio Almansa aún tiene molestias en la espalda y tuvo que llevar un corsé ortopédico tras romperse una vértebra en el proceso de selección para un puesto de comercial. Una de las pruebas consistía en colocar a los candidatos en los extremos de una habitación, dejar caer un billete de 50 euros al suelo y decir que el primero que lo cogiera tenía parte de su primer sueldo. “Hubo tal avalancha, todo el mundo se tiró encima y me rompí una vértebra de la espalda y un hombro”, cuenta la denunciante. Un juez consideró que los hechos no constituían ningún delito pero sí pudo denunciar a la empresa por vejaciones y lesiones por imprudencia. La empresa niega los hechos.