Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trillizos reciben quimioterapia en su lucha contra un raro cáncer de ojo

Trillizos reciben quimioterapia en su lucha contra un raro cáncer de ojoGlobal News

Thomas, Mason y Luke, trillizos, han soportado valientemente que sus ojos fueran examinados, tratados con láser y quimioterapia. En un caso, un bebé perdió uno de los ojos.

Los trillizos tienen un raro caso de cáncer de ojos. Los pequeños de Cardston, Alberta, en Canadá,  han cumplido tres meses y, justo la semana en que alcanzaron esa edad, fueron operados por los médicos del Hospital Sick Kids para retirarles los pequeños tumores que se formaban en sus ojos.
Sus seis ojos sumaban cinco tumores. Necesitarán tratamiento y seguimiento por el resto de sus vidas, informa el medio canadiense Globalnews.com.
A Thomas se le tuvo que quitar el ojo derecho ya que el tumor crecía y causaba que la retina se desprendiese. Podría haberse extendido, incluso, al cerebro.
El ojo izquierdo de Mason tenía un gran tumor bloqueando su visión central, que no recuperará, pero sus padres están esperanzados ya que no le tendrán que quitar el ojo.
Luke también tenía varios tumores, más pequeños de tamaño que los doctores están tratando.
Sus padres, Richard y Leslie, tratan de centrarse siempre en el lado positivo. “Nos enfocamos en lo positivo. Cada uno de ellos tiene un ojo bueno. Incluso aunque muchas cosas han ido mal, nos sentimos bendecidos porque hayan sucedido tantos milagros”, señala Leslie a Global News.
El pasado otoño se produjo el primero de los milagros: la familia Low supo que esperaban trillizos. Pero meses después de que los trillizos nacieran, Richard, que es médico residente, notó un cambio extraño en Mason. “Me di cuenta de que Mason tenía una pupila rara, como una lágrima. Pensé que era un poco raro”. Con la ayuda de un especialista ocular, a Mason le diagnosticaron retinoblastoma, un raro cáncer de ojos que es común en niños.
El médico examinó a los tres bebés e informó a los padres de que los trillizos sufrían todos la misma enfermedad. Tras ser operados, ahora se recuperan bajo la atenta mirada de los médicos y el apoyo de gente de todo Canadá y del mundo que han mandado cartas y mensajes de ánimo a su familia. “Es increíble lo generosa que es la gente”, explica Richard.