Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo recomendado para las lesiones de los fútbolistas es la artroscopia

Los jugadores de fútbol suelen sufrir lesiones, especialmente en rodilla, tobillo y pie, que "pueden generar lesiones musculares y ligamentosas inflamatorias, esguinces o incluso roturas". La mayoría requiere tratamiento quirúrgico, pero "los avances han permitido el uso de técnicas mínimamente invasivas como la artroscopia", ha indicado el traumatólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Agustín Garabito.
"Una de las lesiones más frecuentes y más graves entre las personas que practican fútbol es la rotura del ligamento cruzado anterior, que puede darse aislada o asociada a una rotura de menisco, lo que implica una mayor gravedad", añade.
En la mayoría de casos, un día de ingreso hospitalario es suficiente pero existen lesiones que pueden condicionar la práctica deportiva del paciente. Ejemplos de ello son los esguinces de ligamentos, tendinitis del aparato extensor de la rodilla, y roturas fibrilares musculares de la región isquiotibial o cuadricipital.
TRATAMIENTO PARA LESIONES
La mayoría de tratamientos indicados en estos casos no son quirúrgicos y existen dos vías de abordaje destacadas, la medicina de rehabilitación y fisioterapia, o la medicina regenerativa o reparadora tisular.
En el primer caso, el tratamiento se basa en técnicas especializadas para hacer frente a la recuperación y se realizan en coordinación con los servicios de fisioterapia como la masoterapia, el kinesiotaping, la punción seca, la electroterapia, la electroestimulación o la onda corta.
La segunda vía se centra en técnicas de regeneración de tejidos como "el tratamiento con infiltraciones con plasma rico en plaquetas, solas o en combinación con ácido hialurónico", ha explicado el experto. "Estos tratamientos potencian y estimulan la reparación biológicas de las lesiones a través del propio organismo, no precisan ingreso y tienen riesgo mínimo", ha concluido.