Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La apnea del sueño no tratada duplica el riesgo de sufrir un accidente de tráfico

ApneaGtres

Las personas con síndrome de apnea obstructiva del sueño no tratada tienen el doble de riesgo de sufrir un accidente de tráfico que las que no sufren este trastorno –0,19 accidentes por persona y año frente a 0,08–, según ha remarcado este miércoles el Hospital de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), citando estudios internacionales.

Esta enfermedad afecta a cerca del 5% de la población –unas 375.000 personas en Catalunya–, pero solo entre un 10% y un 30% están correctamente diagnosticadas, ha asegurado en un comunicado la responsable de la Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño del centro, Carme Monasterio.
La apnea del sueño "está aumentando en las sociedades desarrolladas en la medida que también aumenta la obesidad, con la que está estrechamente relacionada", ha indicado Monasterio, sobre una dolencia que también agrava otras patologías como la cardiopatía isquémica, la hipertensión y la diabetes.
La apnea del sueño consiste en sufrir repetidas interrupciones de la respiración durante el sueño, generalmente de diez o más segundos, y el tipo más frecuente es la apnea obstructiva causada por la relajación de los tejidos blandos de la parte posterior de la garganta que bloquea el paso del aire.
Más allá de provocar somnolencia diurna, este trastorno incrementa la mortalidad por otras patologías, ha recordado el comunicado, incluso por cáncer, según apuntan los estudios más recientes.
Su tratamiento, cuando los cambios en el estilo de vida y las posturas para dormir no son suficientes, pasan por la presión positiva continua de la vía aérea, esto es, conectarse durante el sueño a un aparato emisor de aire a presión con una máscara y un tubo.
La Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño de Bellvitge se puso en marcha en 1994 y se amplió en 2006, y atiende a unos 800 nuevos pacientes al año, además de controlar a 5.000 pacientes con presión positiva continua en la vía aérea.