Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Nos ha costado a los españoles volver al trabajo?

Empleo,Gtres

La gran mayoría está preocupada por mantener su empleo que por la vuelta a la rutina

Volver al trabajo o a los estudios no es plato de buen gusto para nadie, después de las vacaciones de verano. Es lo que denominamos "depresión post-vacacional". Buena culpa de eso la tiene nuestra falta de capacidad para desconectar durante el periodo de asueto... ¿Hasta qué punto nos ha costado a los españoles volver al trabajo?
El portal de comercio electrónico conZumo.com ha realizado un estudio para indagar en esta cuestión. Con cinco sencillas preguntas se ha querido comprobar cómo afronta la población española la vuelta a la rutina tras el periodo vacacional, y los resultados llaman la atención.
En este sentido, cómo afrontamos las vacaciones influye mucho en la medida en que "recargamos las pilas". Tan solo el 17 por ciento de los internautas consultados no consigue desconectar del trabajo durante las vacaciones, mientras que el 50 por ciento lo hace a medias y el 32 por ciento no se acuerda para nada.
Pero mucho más contundente es ver que solo el 2 por ciento manifiesta sentir ansiedad antes de volver al trabajo, dato que contrasta sobremanera con el 81 por ciento que asegura no agobiarse en absoluto ante este hecho.
Según ha dicho el director general de conzumo.com, Octavio Laguía: "Parece que cada vez somos más capaces de utilizar las vacaciones para lo que realmente son; descansar y cargar las pilas y afrontar la vuelta con naturalidad, sin agobios ni angustias".
Últimamente se pueden leer y escuchar también muchas recomendaciones sobre medidas a tomar durante las vacaciones, con el objeto de reducir la ansiedad que parece que la vuelta al trabajo produce, pero en cambio es curioso comprobar cómo el 87 por ciento de los encuestados manifiesta no necesitar o no haberse planteado nunca dichas medidas.
Con respecto a cuánto les ha costado reincorporarse a su ocupación cotidiana en comparación con el año pasado, el 29 por ciento asegura que les ha costado menos, el 65 por ciento cree que más o menos lo mismo y solo un 5 por ciento manifiesta haberle costado más que el año anterior.
Por último, el 89 por ciento de los internautas tarda poco o muy poco en volver a rendir al 100 por ciento tras el periodo vacacional, mientras que 9 por ciento necesita entre una y dos semanas y un sorprendente 2 por ciento más de dos semanas.
En opinión de Laguía "puede que los cambios en los hábitos vacacionales que se han manifestado en los últimos 20 años, como dividir en varios periodos los días disponibles, tengan su efecto en la reducción de la sensación de ansiedad, pero seguro también que la crisis tiene mucho que ver".
"La gente está más preocupada por tener y mantener su puesto de trabajo que por el hecho de reincorporarse al mismo", ha opinado. A su juicio, según los datos de la encuesta, parece que la depresión post-vacacional "es, hoy por hoy, más un mito que una realidad".