Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El caso de intoxicación alimentaria de Sevilla hace recordar a los vecinos de El Vendrell

Montse revive, de nuevo, el caso de su hija. Laura, su marido y el pequeño Max, de sólo 21 meses ingresaron en Urgencias con fuertes dolores de estómago, vómitos y diarreas. Según el médico, se trataba de una gastroenteritis pero, en menos de 24h, la familia al completo murió. La investigación concluyó que habían muerto por una toxina botulínica, que se encuentra en alimentos en mal estado. Pero nunca se identificó en cual. Además, Montse segura que aquel día ella comió lo mismo que el matrimonio y que el pequeño tomó otros alimentos. En el pueblo de El Vendrell, el paralelismo con el caso de Sevilla les ha hecho recordar. Ya hace 13 años pero ahora los vecinos y la familia vuelven a revivir estas repentinas y extrañas muertes.