Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tiroteo en un supermercado y la bala no lo mata gracias a su cinturón

La escena es rápida e inesperada: Un tiroteo en un supermercado de Filadelfia y el empleado recibe un disparo, se lanza al suelo o cae por el impacto. Al finalizar el ataque se palpa el estómago en busca de la bala que ha impactado su cuerpo. ¡Sorpresa! No hay sangre, no hay herida...La bala se ha quedado incrustada en la hebilla de su cinturón...Bienvenido Reynoso, de 38 años agradece su suerte a Dios.