Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Sabes los tipos de yoga que existen?

yogacuatro.com

Es una filosofía de vida y un conjunto de técnicas psicofísicas que busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo. El yoga es practicado por el ser humano desde hace más de 5.000 años y su origen está en la India. Su expansión por occidente llegó en los años 50 del pasado siglo y son muchas las diferentes variedades que existen de esta mundialmente practicada disciplina.

Hatha yoga
Es el yoga más físico que llega a occidente y se convierte en el estilo clásico, el más extendido, un cajón desastre de estilos que compila diferentes prácticas y que supone la puerta de entrada al yoga. Este estilo de yoga fortalece y da armonía al cuerpo a través de posturas (asanas) que se mantienen durante un tiempo y cuyo ritmo es pausado. Se trabaja también con la respiración y la energía vital. Es un estilo completo en técnicas y asequible a todas las edades ya que no supone un alto nivel de exigencia.
Iyengar Yoga
Se pone la atención en la alineación de las posturas, pues entiende que si no se realizan bien los movimientos pueden producirse lesiones y problemas musculares. Se alinean músculos y huesos mediante el uso de apoyos y soportes como cinturones, bloques, almohadas o mantas que ayudan a construir de forma segura las posturas. Para trabajar en los ámbitos de la respiración y la meditación se exige realizar de forma correcta las posturas.
Es útil en personas que tienen alguna lesión o acortamiento de músculos, aunque supone cierta exigencia a la hora de realizar las posturas y es elegido por profesionales que emplean su cuerpo como herramienta como en el caso de bailarines, que tienen una gran conciencia corporal.
Ashtanga Yoga
Se crean series de posturas, siempre las mismas, y no adaptadas a un objetivo como sucede en otros estilos. El ashtanga es rígido y se pasa de una postura a otra como si se tratara de una coreografía. Es un yoga muy exigente y especializado que puede ocasionar lesiones y que requiere de una práctica diaria. Lo practican personas jóvenes que quieren fortalecer el cuerpo.
Vinyasa Flow Yoga
Procede del ashtanga y supone realizar coreografías en las que se emplean todas las posturas del yoga en forma dinámica. La respiración es muy importante y el paso de una postura a otra también. La practican muchas personas que vienen del mundo de la danza y requiere de una muy buena forma física. Este estilo te enseña a encontrar inmovilidad y calma en el propio movimiento al mantener la concentración en el cuerpo y la respiración.
Kundalini Yoga
Trabaja a través de posturas, meditaciones activas y conciencia de la respiración y conexión fuerte con el cuerpo. Estimula la energía que se mueve a lo largo de la columna vertebral (kundalini). Funciona mejor en quienes quieran relajarse y llevar energía al cuerpo. Los ejercicios de respiración cobran gran importancia y se emplean de forma muy marcada por tiempos concretos en las posturas. Es un yoga más espiritual, que lleva mucha energía al cuerpo y que cada vez es más demandado.
Anusara Yoga
Supone fluir con gracia, seguir a tu corazón, detenernos en la belleza y sentir en las posturas. Este estilo pone énfasis en los principios de la alineación del Iyengar pero aportando un componente más espiritual. Como en el hatha yoga se emplean posturas mantenidas pero se puede decir que es el yoga de la emoción.
Yin Yoga
Trabaja la fortaleza músculo-esquelética a través de posturas que se mantienen durante 6, 7, 8 o 10 minutos y para las que también se emplean soportes. Ayuda en la movilidad articular y de los tejidos blandos que recubren la articulación. A nivel mental la calma es mayor que en cualquier otro estilo. Es más pausado y supone una mayor interiorización de las posturas.
Yoga restaurativo
Requiere siempre de profesores especializados. En el yoga restaurativo se mantienen posturas cómodas, para lo que se emplean soportes, que calman el sistema nervioso sin exigir esfuerzo. Es muy beneficioso para dolencias crónicas como las lesiones de espalda, en las que se requiere un estudio de la funcionalidad de la columna y reforzar la zona abdominal y lumbar para mitigar problemas.