Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El testigo del tiroteo de Los Alpes vio un 4x4 dirigiéndose a la escena del crimen

Las niñas continúan ingresadas en hospitales diferentes

El ciclista que rescató a una de las niñas, dice haber visto un coche 4x4 verde acelerando en el camino que llevaba a la zona donde ocurrió el tiroteo antes de que él llegará. Además, el fiscal Eric Maillaud le habría dicho al periódico local, Dauphiné Libéré, que "este caso se parece cada vez más a una emboscada, fue el trabajo de un profesional" debido a la precisión de los disparos, según recoge The Telegraph.
El ciclista asegura haber visto un 4x4 de color verde dirigirse a la escena del crimen justo antes de que él llegase. Esto contrastaría con las declaraciones de un habitante de Chevaline, un pueblo cercano a la zona, que comentó a la Policía haber visto un coche blanco salir de la carretera que conduce al bosque cercano justo después del ataque. Este testigo asevera que el conductor estaba en “pánico total y no controlaba su vehículo, un Peugeot de color blanco. Vi que era un hombre de pelo oscuro con una camisa o un suéter negro".
Los agentes que llevan el caso han pedido ayuda internacional a las autoridades británicas y suecas para reunir las pruebas que ayuden a identificar a las víctimas.
El tiroteo, en el que falleció un matrimonio y la madre de ella, ocurrió el 5 de septiembre en el aparcamiento de una zona forestal de Alta Saboya, en las inmediaciones del lago Annecy (al sureste de Francia). Eran una familia de origen iraquí que residía en Londres. El padre de la familia, fallecido junto a su mujer y presumiblemente la abuela, ha sido identificado como Saad al Hilli, de 50 años y nacido en Bagdad, trabajaba para una pequeña empresa que fabrica satélites civiles.
Una de las hijas de la pareja, de 7 años, está herida de gravedad en la cabeza y la otra, de 4 años, apareció ilesa escondida bajo la falda de su madre ocho horas después del tiroteo. Ambas continúan ingresadas pero en hospitales diferentes y bajo una severa vigilancia porque se piensa que el asesino podría volver a buscar a las niñas para asesinarlas.