Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El terrible secreto que humilló a Rihanna en su cena benéfica

Rihanna en su cena beneficaGtres

La cantante de Barbados celebraba el pasado 11 de diciembre, una cena benéfica en honor a la fundación que tiene la artista, The Clara Lionel Foundation. Pero la noche no acabó como se esperaba, ya que su padre tuvo que ser expulsado del acto, debido a su comportamiento.

Creada para rendir homenaje a sus abuelos, la fundación lucha por la mejora de la calidad de vida en diferentes partes del globo. Sin embargo, durante esta cena bénefica, Rihanna tuvo que pasar una absoluta vergüenza al saber que uno de sus secretos se hacía público delante de sus invitados.
Aunque no es un secreto que sea propio de la cantante, si que le toca muy de cerca, concretamente a su padre. Al parecer, Ronald Fenty tiene ciertos problemas con el alcohol y a pesar de que Rihanna ha invertido ingentes cantidades de dinero para que su padre se rehabilite, como gastarse 58.000 dólares en una terapia de rehabilitación en Malibú, Fenty aún tiene graves dificultades con las bebidas espirituosas.
Ronald Fenty perdió los papeles durante el evento y tuvo que ser expulsado de esta cena benéfica debido a los altercados que estaba provocando debidos al alcohol. Un terrible secreto que quedó expuesto antes algunos asistentes y que sobre todo, deslucieron esa noche tan especial de la cantante.
"Estoy triste por como terminó la noche, por supuesto, no debería haber tomado aquella primera copa", afirmaba el propio Fenty para Daily Mail. Se desconoce si Rihanna se ha manifestado ante las palabras de su padre y si sigue disgustada con él. Por el momento, la de Barbados sigue enfrascada en su carrera musical y acudiendo a París no duda en levantar una avalancha de fans allá por donde va.