Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las temperaturas en el Polo Norte han subido casi hasta el punto de derretirse por un inusual frente de aire cálido

Las temperaturas en el Polo Norte en los alrededores del Polo Norte han subido de forma destacada, hasta 25 grados centígrados, hasta casi cerca del punto de derretimiento este jueves, a consecuencia de un "inusual" frente de aire cálido que se ha posado en una región del Ártico que normalmente está congelada.
Según ha informado el Instituto Meteorológico Noruego, las temperaturas del aire en el Polo Norte eran de unos -4 grados centígrados alrededor del mediodía, con leve nevisca, frente a un clima habitual cercano a los -30 grados centígrados, de acuerdo con los datos de la boya situada en el Océano Ártico al norte de la isla noruega de Spitsbergen, que señaló cero grados Celsius el jueves.
A nivel mundial, parece que 2016 se convertirá en el año más cálido jamás registrado, debido principalmente a las emisiones de gases de efecto invernadero que genera la actividad humana y por el potente fenómeno climático El Niño en el océano Pacífico.
Un miembro del Instituto Meteorológico Noruego, Justyna Wodziczko, ha explicado que hay una baja presión entre Groenlandia y Spitsbergen, con una corriente de aire "muy poderosa".
Por su parte, desde el Instituto de Meteorología Danés, Jesper Eriksen, ha destacado que este tipo de alza en las temperaturas del Ártico "se están volviendo más frecuentes" porque hay una "decreciente capa de hielo en el mar, por lo que el agua debajo está más cálida".
El hielo del océano Ártico está en un mínimo histórico para esta época del año, según mediciones del 20 de diciembre del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo de Estados Unidos.
La región ártica se está calentando al doble del promedio global, interrumpiendo la caza para sustento de los pueblos nativos y amenazando a criaturas como los osos polares, mientras se abre la región a más navegación y exploración en busca de petróleo y gas.