Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alertan de los peligros del sushi

Comer sushi, pescado crudo, está generando un aumento de los casos de infección por anisakis, un parásito que invade la pared del estómago o los intestinos, causando síntomas gastrointestinales de dolor, náuseas y vómitos.

Según un informe publicado el jueves en BMJ Case Reports, la moda de comer pescado crudo o poco cocido, que se ha extendido sobre todo por países occidentales procedente de Japón, ha generado un mayor número de casos de anisakis.
El primer caso se descubrió en Holanda en los años 60 por ingestión de arenque salado y, aunque los casos han aparecido en muchos países, la gran mayoría se producen en Japón por la ingestión frecuente de pescado crudo. Los autores señalan que en Japón se diagnostican entre 2.000 y 3.000 casos de anisakis al año.
En Estados Unidos, América del Sur, Europa y otras áreas del mundo se están multiplicando los pacientes con este diagnóstico, de acuerdo con los Centros de EEUU para el Control y Prevención de Enfermedades. 
También en España se ha puesto de moda comer sushi. Estimaciones recientes sugieren que cerca de 8.000 casos anuales de anisakis pueden estar ocurriendo en España por el consumo de pescado crudo, señala lainformacion.com.
Algunas personas infectadas con el parásito desarrollan complicaciones, como el sangrado digestivo, obstrucción intestinal y peritonitis, inflamación de la pared interna del abdomen. Una vez infectado, algunas personas pueden experimentar una respuesta alérgica, que puede acabar en anafilaxia, lo  que puede causar dificultad para respirar y pérdida de conciencia. Es esta respuesta alérgica que puede poner en peligro la vida, advierten los expertos. La anisakiasis no puede transmitirse de una persona a otra.
Aunque el parásito anisakis puede vivir como una larva durante varias semanas en un estómago humano, morirá antes de convertirse en un adulto. Pero antes de morir, produce una masa inflamada en el esófago, el estómago o el intestino. La enfermedad gástrica no tratada puede conducir a síntomas crónicos de tipo úlcera que duran de semanas a meses.