Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con 14 años se ahorca por el acoso de sus compañeros

Fiona Geraghty no era muy popular en su Instituto y sus compañeros le habían puesto un apodo para burlarse de ella.cuatro.com

Fiona Geraghty se ahorcó en su habitación, donde sus padres encontraron un diario en el que la joven contaba su angustia

Una adolescente de 14 años fue encontrada ahorcada en la habitación de la casa familiar. Fiona Geraghty no era muy popular en su Instituto y sus compañeros le habían puesto un apodo para burlarse de ella.
La chica sufría de bulimia y sus padres culpan a sus compañeros que la llamaban gorda, como escribió en su diario.
Fiona Geraghty había sido matriculada en un caro instituto privado, donde se preparaba para su futuro ingreso en la universidad de Taunton, Somerset.
Sin embargo, sus padres, nunca llegaron a saber que su hija sufría por su peso y por las burlas de sus compañeros, hasta que fue demasiado tarde, según publicó el ' Daily Mail'.
Los padres, ambos médicos, declararon ante el juez por la muerte de Fiona para expresar su malestar con la actuación del colegio que no advirtió las señales de alarma de su hija.
Fiona Geraghty había escrito un ensayo escolar en el que hablaba de sus problemas de salud y usaba frases como "me odio a mí misma".
Los padres culpan a la escuela y a sus compañeros que con sus burlas empujaron a Fiona a la bulimia y comenzara a provocarse el vómito.
"Ella tenía problemas de relaciones con su grupo", dijeron y el trastorno alimentario tuvo su origen en "las burlas de otras niñas por su talla."
Los padres conocían que su hija padecía un trastorno de alimentación desde febrero de 2011 y criticaron los servicios sanitarios que le dieron de alta, a pesar de su estado.
Sin embargo, ignoraban las verdaderas proporciones del problema. El psiquiatra que la trató, Ross Gillanders, nunca pensó que Fiona estaba tan mal.
"Hay casos que te sorprenden. Se habían resuelto los problemas en la escuela, había aumentado de peso y ella estaba mejorando, tenía planes para el futuro ", dijo Gillander.
Dos meses después de haber sido dada de alta, la adolescente se ahorcó en su casa ,en Nailsbourne, Somerset. Sus padres encontraron el diario de Fiona en el que contaba la verdadera magnitud de la bulimia que sufría.
Otro psquiatra, entrevistado por la publicación británica, criticó la actuación de sus colegas médicos y mostró su perplejidad porque en cuatro sesiones "se podía hacer un cuadro clínico bastante completo".
Además, expresó su desacuerdo con no haber involucrado a los padres de la joven en el tratamiento.
"Los padres deberían haberse visto involucrados mucho más en todo el proceso. Cualquier niño que se provoca el vómito es muy preocupante. "