Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obtiene la indemnización por accidente laboral al tener sexo en un viaje de trabajo

Pareja realizando sexoEfe

Una mujer australiana que llevaba años luchando por una indemnización que le negaba el seguro ha salido victoriosa. La afectada, que fue enviada por su empresa en un viaje de trabajo, había sufrido un accidente mientras mantenía relaciones sexuales en el motel donde se alojaba. Sufrió heridas en la cara después que una lámpara le cayera en la cabeza, pero el seguro aludía que todo había ocurrido fuera del horario de trabajo.

El pleno del Tribunal Federal australiano ha dado razón a la mujer que apeló la decisión del Seguro de salud de su empresa que le negó cualquier indemnización argumentando que su actividad en el motel no tenía relación con su trabajo.
El Tribunal, sin embargo, consideró que no importaba si la afectada pasaba sus tardes teniendo sexo o jugando a las cartas, porque a todos los efectos era un viaje de trabajo, según publicó el periódico The Sidney Morning Herald.
La mujer, que trabajaba para una agencia del gobierno federal, fue enviada en un viaje de trabajo a una sede regional en Nueva Gales del Sur en noviembre de 2007.
Allí organizó tras la cena un encuentro con un amigo en el motel reservado por la empresa. Ya en la habitación y mientras mantenía relaciones sexuales una lámpara le cayó en la cara provocándole heridas en la nariz y la boca.
El hecho la llevó a sufrir ataques de ansiedad, depresión afectando su trabajo. En un inicio el seguro le había concedido la indemnización, pero posteriormente la revocó argumentando que la lesión ocurrió fuera del desempeño de sus funciones laborales.
La mujer apeló sin éxito a un Tribunal administrativo y a continuación a un Tribunal Federal que le ha dado la razón explicando que tener relaciones sexuales no puede ser considerado "mala conducta", ni ser castigada por ello.
"Si el solicitante se hubiera lesionado mientras jugaba una partida de cartas en su habitación del motel ella tendría derecho a una indemnización, aunque no se puede decir que su empleador la indujo o la animó a participar en esta actividad'',explicaron los jueces en su decisión.
Por tanto que "en ausencia de cualquier mala conducta, o lesión autoinfligida intencionalmente, el hecho de que la solicitante se dedique a la actividad sexual en lugar de alguna otra actividad recreativa legal, en la habitación de un motel no conduce a ningún resultado diferente''.
El caso, que ha involucrado a tres recursos legales, es muy probable que tenga repercusiones significativas para los empresarios, porque aclara que son los responsables de personal.