Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El servicio de restauración de La Moncloa continuará cada viernes con su huelga por el retraso en el pago de su nómina

Los trabajadores del servicio de restauración del Palacio de La Moncloa están llamados este viernes al segundo día de huelga --convocada para todos los viernes del mes de mayo-- para protestar contra los "continuos retrasos e impagos" de sus nóminas y su "situación desesperada".
Las huelgas son parciales, de 13 horas a 15 horas, con la intención de lograr mayor visibilidad ante la rueda de prensa que se celebra cada viernes tras el Consejo de Ministros.
Según critican empleados que prestan este servicio de 'catering' en el Ministerio de Presidencia, la empresa Ramiro Jaquete, que lleva cuatro años siendo concesionaria de la restauración en La Moncloa, ha "precarizado" la situación de los trabajadores en el último año y medio.
Así, según estos, la empresa adeuda a su trabajadores el mes de abril y acumula "continuos retrasos e impagos". Sin ir más lejos, para el pasado mes de abril ya se habían convocado paros para todos los viernes, pero se suspendieron las movilizaciones porque "a menos de doce horas" de la primera jornada de huelga, la empresa pagó los dos meses --"incluso tres"-- que aún debía a sus asalariados.
CCOO Madrid ha explicado "la precaria situación" de estos trabajadores este viernes en una rueda de prensa, en la que ha querido "denunciar" lo que viven "estos treinta trabajadores desde hace un año y medio".
EMPRESA "FAMOSA POR SUS CONFLICTOS"
El secretario general de la Federación de Servicios de CCOO Madrid, Miguel Periáñez, ha tachado de "maniobras dilatorias" el pago a los empleados el pasado mes de abril justo "doce horas antes" de que tuviese lugar la primera huelga.
Periáñez, además, ha criticado que Ramiro Jaquete es una empresa "famosa por sus conflictos con todos sus contratos con la Administración". En este sentido, el secretario general de Servicios de CCOO Madrid se ha referido a una situación similar con esta empresa como protagonista a la que hicieron frente dieciséis trabajadores de la restauración para el Estado Mayor de la Defensa, y setenta más para el Hospital Ramón y Cajal.
Periáñez ha calificado de "actitud negligente" la de esta empresa y ha dicho que, aunque se ha anunciado la convocatoria de un nuevo concurso, los trabajadores pueden quedar "en un limbo" hasta que se produzca la nueva adjudicación.
Por su parte, el secretario general de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, ha expresado que en las empresas de restauración esta parece la "tónica habitual". Así, ha enjuiciado casos parecidos en Ifema y los Ministerios de Defensa y Economía. "En todas las contratas, las administraciones están mirando para otro lado", ha dicho Cedrún, quien ha asegurado también que estas no cumplen la ley en materia de derechos laborales.
"El señor Mariano Rajoy está consintiendo esto en la Presidencia de Gobierno, pero también sucede en el Congreso de los Diputados. Si las empresas son insolventes, la responsabilidad es de quien contrata", ha sentenciado el secretario general de CCOO Madrid.
PREOCUPACIÓN DE LOS TRABAJADORES
Toñi Alonso, Julia Martín y Ángel Palacino son compañeros en el servicio de restauración del Palacio de La Moncloa y cuentan con 35, 12 y más de 20 años en este puesto de trabajo, respectivamente. Los tres han expresado su "desesperación y miedo" ante la posibilidad de quedarse "en un limbo" y que les manden al paro mientras se otorga la adjudicación del servicio a otra empresa.
Palacino ha garantizado que han estado cobrando mal y que han aguantado "por ser el Ministerio que es". De este modo, ha mantenido que cuando llegaron a los dos meses sin cobrar "ya sin miramiento", decidieron movilizarse para "percibir el dinero" que se les debe.
Palacino ha reconocido que el viernes pasado la huelga no tuvo "mucho seguimiento" porque tenían "la esperanza" de que se abonasen los pagos en el último momento "como en el mes anterior".
Por su parte, Martín ha exteriorizado su "miedo" a quedarse "en tierra de nadie, en el limbo". "Se va esta empresa, no da tiempo a que venga otra y tenemos miedo de que nos manden al paro", ha declarado.
Por último, Toñi ha subrayado que esto es algo que "nunca ha ocurrido" en los 35 años que lleva empleada en este servicio y que, hasta ahora, siempre habían estado "muy tranquilos en este aspecto".