Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ojo por ojo: El juez le da a elegir, la cárcel o sufrir el mismo castigo que su víctima

Una mujer acusada de rociar con spray de pimienta a un empleado de una conocida cafetería ha tenido que probar de su propia medicina. El juez de un juzgado de Ohio, EEUU, le dio a elegir el castigo que prefería: ¿Pasar 30 días en prisión o recibir el mismo daño que ella infligió a su víctima? La mujer no quiso ir a la cárcel, por lo que fue rociada...Sin embargo, a pesar del deseo del empleado humillado y rociado que quería usar gas pimienta, el juez solo autorizó que la mujer fuera rociada, pero solo con agua. Ella no lo supo hasta que recibió su castigo, que como explicó el juez era solo ejemplarizante no para provocarle daño.