Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conducir con chanclas o descalzo incrementa el peligro de sufrir un accidente

Con la llegada del verano el llamado 'look playero' es también el que usan muchos al volante. Según un estudio, un 5,17% de los conductores españoles reconoce que en esta época del año conduce con chanclas y un 5,27% confiesa que lo hace incluso descalzo. Algunos afirman que lo hacen porque es lo más cómodo, y a no ser que nos multen,parece que esta tendencia seguirá al alza. Pero conducir en chanclas es peligroso. Tenemos menos superficie de apoyo y menos sensibilidad. Además, las chanclas pueden engancharse en los pedales e impedir que reaccionemos rápido ante un imprevisto. Por ello es desaconsejable emplear ese tipo de calzado que sacrifica una seguridad que sí obtenemos al utilizar calzado convencional como las zapatillas. Aunque conducir con chanclas no está prohibido, un agente podría multarnos si considera que ello limita nuestra libertad de movimiento.

Algo similar sucede con la ropa. El número de conductores que deciden conducir en bañador se eleva a uno de cada cuatro, y muchos son los que incluso prefieren conducir sin camiseta. Pese a que saben que es peligroso caer en este tipo de hábitos por los daños que puede ocasionar el cinturón, como quemaduras en la piel, rozaduras, etc., prefieren la comodidad a la precaución.

Por ello, los expertos recomiendan ser precavidos y reiteran que es importante tener claro que, al volante, la seguridad vale más que la comodidad.