Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El segundo cerebro de las personas está en el intestino

El segundo cerebro de las personas se aloja en el intestinoGtres

Las personas tenemos un 'segundo cerebro' alojado en nuestro sistema digestivo, en el cual existen el 70% de las neurones que existen en el cuerpo. Si bien la psique está controlada por el cerebro, nuestro sistema digestivo es capaz de influir en el sistema inmunitario y en nuestro estado de ánimo.

Está claro que la psique de las personas está controlada por el cerebro, sin embargo existe un 'cerebro alternativo' en nuestro sistema digestivo, el cual influye en nuestro estado de ánimo, ritmo del sueño y en nuestro sistema inmunitario. Algunos expertos lo llaman el "segundo cerebro", dado que este cuenta con el 70% de las neuronas que existen en el cuerpo humano, tal y como recoge El Comercio.
En nuestro aparato digestivo, sobre todo en el intestino delgado, se aloja una gran cantidad de terminaciones nerviosas con una importancia equiparable a las que encontramos en el sistema nervioso central. En el sistema nervioso entérico ubicado en las paredes del tubo intestinal se encuentran unos 100 millones de neuronas.
Existe una gran interacción entre el cerebro y este 'cerebro alternativo', determinando en gran medida nuestro estado mental e influyen en algunas enfermedades que padecemos. En él podemos encontrar los mismo neurotransmisores que hay en el cerebro, e incluso se ha confirmado que el 95% de la serotonina y el 50% de la dopamona se encuentra en nuestro intestino. Un ejemplo de esta interacción entre un cerebro y otro es que el comportamiento se vuelve más agresivo si tenemos el estomago vacío, según publico la revista Science.
Además este segundo cerebro cumple una función de vital importancia, además de regular la digestión, que es mejorar nuestro sistema inmunitario. Dieta sana, no excederse con el azúcar y realizar habitualmente un ejercicio moderado son algunas de las claves que ayudan a regular el funcionamiento del intestino.