Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad inmoviliza dos vacunas contra la gripe por la presencia de pequeñas partículas

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha ordenado la inmovilización "preventiva" de todos los lotes de las vacunas de la gripe 'Chiroflu' y 'Chiromas', de la farmacéutica suiza Novartis, ante la presencia de pequeñas partículas blancas en su contenido. No obstante, Novartis asegura que no existe ningún riesgo para la salud, al tiempo que evaluaciones internas del laboratorio y los datos clínicos recogidos durante los estudios contra la gripe estacional de 2012-2013 demuestran una seguridad y perfil inmunógeno similar al de años anteriores.

La inmovilización afecta a todas las unidades existentes en las instalaciones de almacenamiento así como en los puntos de distribución o dispensación donde se encuentren, hasta que se resuelva la investigación iniciada
La vacuna ya había sido inmovilizada "de forma cautelar" en Italia después de que la propia compañía confirmara la presencia de partículas de pequeño tamaño en las vacunas que, según han informado, pueden aparecer en el proceso de fabricación.
Esto ha motivado que se extienda la alerta al resto de países de la Unión Europea, incluido España, donde ya se habían comenzado a administrar en algunas comunidades.
No obstante, fuentes del Ministerio han confirmado a Europa Press que sólo representan el 20 por ciento de las vacunas adquiridas para la campaña de vacunación de este año.
Asimismo, admiten que la inmovilización de estas vacunas puede provocar que algunas citas para la vacunación se retrasen algunos días, hasta que las comunidades que las habían adquirido puedan sustituirlas por otras.
Sanidad insiste en que quienes hayan recibido esta vacuna no deben preocuparse porque su uso "no conlleva ningún riesgo para la salud". "No se ha constatado ninguna reacción adversa por este motivo", han aseverado.