Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una treintena de inmigrantes entra en Melilla después de un salto masivo

Una treintena de inmigrantes entra en Melilla después de un salto masivoEfe

Melilla ha sufrido un nuevo intento de entrada masiva de inmigrantes, el duodécimo que se produce en lo que va de año, cuando decenas de subsaharianos han intentando saltar la doble valla que separa España de Marruecos y unos 30 lo han conseguido.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, han sido "cerca de 30 inmigrantes de origen subsahariano los que han accedido a la ciudad saltando la valla entre el Aeropuerto y Villa Pilar antes de las 07,00 horas", mientras otro grupo reducido ha permanecido en lo alto de la alambrada pero han sido devueltos a Marruecos poco después en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, que establece los llamados "rechazos en frontera" o lo que otras organizaciones denominan "devoluciones en caliente".
La treintena de inmigrantes que ha conseguido sortear la doble valla de Melilla y el control policial formado cuando saltaron las alarmas de que se estaba produciendo el intento de penetración irregular a territorio nacional, ha ido llegando "por goteo" al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) "a la carrera".
Los 'sin papeles', nada más llegar a este centro dependiente de la Secretaria de Estado de Empleo y Seguridad Social, han ido recibiendo un desayuno consistente en pequeños envases de zumos y galletas, al tiempo que algunos de ellos han sido atendidos por personal de la Cruz Roja de algunos cortes y magulladuras producidas tras sortear la doble alambrada de seis metros de altura cada una.
El último salto a la valla de Melilla se produjo el pasado 26 de mayo, cuando unos 120 inmigrantes subsaharianos lo intentaron precisamente por la misma zona que este domingo y sólo uno lo lograra, después de que también fueran rechazados también unos 30 que quedaron encaramados en lo alto de la alambrada cerca de una hora, en aplicación de la nueva ley de Seguridad Ciudadana.