Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Robo de campanas en iglesias de Galicia

Las campanas ya no suenan en San Benito de Serans, en PortodoSon. Las han robado. Dos enormes campanas de las que nada se sabe, aunque se sospecha que podrían estar en Portugal. El país vecino es el destino habitual de la mayoría de las campanas robadas, que se trocean para su venta. Son de bronce y la mayoría de las robadas tienen más de cien años. Enrique es el último artesano campanero de Galicia. Cada año fabrica una decena de piezas. La dispersión del rural y la imposibilidad de instalar sistemas de seguridad en campanarios se lo pone más fácil a los ladrones.José Antonio lleva tocando desde los 11 años, en Laracha. Aquí mantienen el toque tradicional, que en muchas iglesias ya se ha sustituido por el martillo electrónico. Aunque no están alarmados, saben que sus campanas podrían ser las siguientes en desaparecer. Pero mientras, disfrutan de su centenario y peculiar sonido.