Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bate de béisbol en mano, quienes intentaron asaltarles acabaron huyendo despavoridos

Los asaltantes pensaron que su irrupción por sorpresa y sus amenazas, cuchillo en mano, bastarían para amedrentar al matrimonio de origen indio que regenta la tienda que pretendían robar, en el estado de Nueva York. Sin embargo, el hombre, dueño del establecimiento, lejos de amedrentarse, al ver a los delincuentes entró en la trastienda y reapareció con un bate de béisbol. Tras ello, la emprendió a golpes con los ladrones.

Del mismo modo, su esposa, que tampoco sucumbe a las amenazas, salió detrás, blandiendo a su vez una barra de hierro.

Y así el asalto pasó a convertirse en una persecución de los dueños a los delincuentes que continuó fuera del establecimiento durante varias manzanas, hasta que una patrulla policial detuvo a los dos asaltantes.
Ahora, el tendero les da un consejo simple y claro: “Que se pongan a trabajar”. Si no, él les estará esperando con su bate preparado.