Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El responsable del Samur en el Madrid Arena declara que las chicas "no estaban atendidas"

Los familiares y amigos de las víctimas del Madrid Arena protestan contra su reaperturacuatro.com

El jefe del operativo del Samur en la fiesta del Madrid Arena, Antonio San Juan, ha asegurado este martes en su declaración judicial en la instrucción que las tres chicas que se encontró en el botiquín en parada cardiorrespiratoria "no estaban atendidas". También ha aseverado que ni se les puso ampollas de adrenalina para reanimarlas, tal y como declaró el doctor Simón Viñals, ni usó el desfibrilador.

"Tenemos muy claro que el doctor Viñals ha mentido otra vez más en sede judicial. No prestó la asistencia debida a las niñas. En más, creemos que ni siquiera prestó ninguna asistencia", ha aseverado el abogado Ábdon Núñez, que defiende a la familia de Belén Langdon, tras concluir la declaración de San Juan y Ervigio Corral, los dos jefes del Samur encargados del dispositivo en la trágica fiesta.
En su comparecencia, San Juan ha ratificado el informe en el que aseguró que se encontraron a las chicas sin atender, estando Viñals en la puerta del botiquín. En el documento se recogía como textual una frase que comentó Viñals: "Toda la noche atendiendo a borrachos y ahora me traen esto".
"Solo había un técnico de ambulancia que estaba haciendo una RCP", ha señalado el abogado de la familia Langdon y ha especificado acto seguido que esta persona era la encargada de los traslados de las camillas a las ambulancias.
"La teoría de las acusaciones de que hay un delito de deber de socorro no solo coge fuerza, sino que instaremos a su señoría a que acuerde una fianza", ha aseverado el letrado.
Según Núñez, el testigo habría especificado que Viñals no utilizó el desfibrilador y que lo vio sobre una silla de la enfermería. "Estaba apagado", ha señalado la letrada Mª José Sineriz en los pasillos de los Juzgados. "Viñals no ha dicho ni una verdad ni en la comisión ni aquí", ha agregado Núñez.
En su declaración, Viñals aseguró que se puso a cada una de las chicas dos ampollas de adrenalina, una hormona que incrementa la frecuencia cardiaca. Sobre esta cuestión, San Juan habría dicho que Viñals le comentó que se las puso por vía intramuscular cuando en realidad debía ser intravenosa.
UNA ACTUACIÓN "DEPRIMENTE"
Por su parte, Siñeriz ha destacado que la actuación médica fue "deprimente", ya que no hubo una buena praxis. "A las tres se las dio por fallecidas de una forma demasiada rápida", ha dicho.
En cuanto a la fianza, ha señalado que en concreto se pedirán 250.000 euros en concepto de responsabilidad civil. "Él reconoció que no tiene póliza de responsabilidad civil. Desde luego, nadie le va a cubrir esa responsabilidad", ha indicado.
Al igual que manifestara el director del Samur, Francisco del Álamo, San Juan y Ervigio habrían reafirmado que "el Samur no estaba avisado" de la fiesta. "Había un preventivo por un botellón", ha apuntado el letrado de la familia Langdon.