Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reforma parcial del aborto pasa su penúltimo examen en el Senado

La reforma parcial de la Ley del Aborto, que hace obligatorio el consentimiento paterno para las chicas de 16 y 17 años que deseen abortar, se aprobará previsiblemente en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado, con el único voto de los 16 senadores del PP. En cambio, el conjunto de la proposición de ley orgánica tendrá el voto en contra de los senadores de PSOE, Entesa Catalana, el Grupo Vasco, CDC, e IU desde el Grupo Mixto.

Se espera que el PP rechace las 35 propuestas de enmienda de la oposición y sus 7 vetos, en los que pedían su retirada, de forma que el texto pasará a ratificarse el próximo 8 de septiembre en el Pleno de la Cámara Alta sin cambios en su articulado.
Aunque no cuenta con la portavocía del Grupo Mixto, Podemos se ha estrenado en su carrera parlamentaria con una propuesta de veto y varias enmiendas. En ellas la formación que lidera Pablo Iglesias exigen al Ejecutivo la retirada de la reforma, así como la supresión de todo el articulado en el que quieren hacer obligatorio el consentimiento paterno para las menores que deseen abortar.
Eso sí, la formación sí podrá defender este martes sus enmiendas, aunque no votarlas. Desde Ciudadanos y UPN no han presentado ninguna enmienda ni propuesta de veto al texto del PP.
Desde su presentación en el mes de abril, el PP ha insistido en que el objetivo de la misma, a la espera de conocer el fallo del TC sobre el recurso que el PP presentó en 2010 a la ley socialista vigente, era acometer esta reforma parcial para que las chicas de 16 y 17 años no pasaran solas este "traumático momento", como así por ejemplo ha afirmado este lunes el vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado.
Esta propuesta ha sembrado la discordia en el seno del Grupo Popular y por ejemplo en el Congreso cinco diputados rompieron la disciplina de voto al considerar que la proposición de ley orgánica seguía avalando la regulación en vigor y consolidando el aborto como un derecho.
Este martes no se prevé ninguna fuga de voto en las filas 'populares' ya que los senadores 'díscolos' no tienen escaño en la Comisión de Sanidad. Estos podrían ascender a una decena según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias. No obstante, sí harán visible su voto en el Pleno del Senado del 8 de septiembre, que ratificará la iniciativa, según confirmaron las mismas fuentes.
En el Congreso la reforma parcial obtuvo el respaldo de PP, UPN y de Uniò. A última hora la formación regionalista navarra decidió retirar sus 18 enmiendas a cambio de un paquete de ayudas a la maternidad en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 que de momento no ha visto la luz.
En la votación final del Senado se espera también que UPN y los senadores de Uniò refrenden la iniciativa del PP. Desde Ciudadanos confirmaron a Europa Press que se abstendrán en la votación final.
La modificación sólo toca las leyes de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo y la de Autonomía del Paciente para que el aborto vuelva a ser una de las tres excepciones en que una persona que ha cumplido 16 años de edad necesita el consentimiento de sus tutores legales, junto a la reproducción asistida y los ensayos clínicos. En caso de que la joven discrepe de sus tutores tendrá que acudir a un juez para que medie en el conflicto.
El ministro de Justicia, Rafael Català, afirmó hace un par de semanas, que el PP no descartaba comprometerse a ir más allá en la materia, y sin esperar al Constitucional, en su programa electoral de cara a las generales de diciembre.
Por su parte, la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, señaló este fin de semana en otra entrevista a Europa Press que no se descartaba la inclusión de una ley de maternidad en el programa electoral del PP para las próximas generales.