Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con rasgos de mujer y genes de hombre, da a luz a gemelas

Con rasgos de mujer y genes de hombre, da a luz a gemelascuatro.com

Hayley Haynes descubrió con 19 años que genéticamente era un hombre. Tenía el físico de cualquier mujer pero carecía de útero, ovarios y trompas de Falopio. Los médicos le dijeron que no podría tener hijos. Pero ahora, a sus 28 años, ha dado a luz a dos gemelas. Gracias a la fecundación in vitro, Hayley y su marido han hecho su sueño realidad.

“¿Cómo le iba a decir a un chico que genéticamente soy un hombre?”, pensaba Hayley tras conocer que había nacido con los cromosomas XY. “Cuando me dijeron que no tenía útero empecé a sentirme mal. Mi mayor miedo era no poder tener hijos”, cuenta a The Mirror. “De repente, faltaba un trozo de mi vida. Me sentía mitad mujer y me avergonzaba de ello.”
Con 19 años, Haynes acudió al médico porque, a pesar de haber sufrido los cambios físicos de la adolescencia, no tenía el periodo. Jamás se hubiera imaginado la razón: Padece el síndrome de insensibilidad a los andrógenos. Los rasgos físicos son de una mujer, pero sus caracteres genéticos pertenecen a un hombre.
En 2007 recuperó la esperanza. Un especialista ‘encontró’ en ella un pequeño útero que no había sido localizado en escáneres anteriores. “Solo medía unos milímetros, pero ya era algo”, dice la protagonista. “Me dijo que podría ir creciendo. Seguiría sin poder quedarme embarazada por método natural, pero ahora tenía la oportunidad de tener un hijo por fecundación in vitro.”
El primer paso fue aumentar los niveles de estrógenos y progesterona. El objetivo era potenciar el crecimiento del útero. Y en 2011, los médicos confirmaron que su órgano ya estaba preparado para la fecundación in vitro.
Gracias a un donante de óvulos, y con el esperma de su pareja, Hayley y su marido son padres de dos gemelas.